NUTRICIÓN

La importancia de la vitamina D

La importancia de la vitamina D

La caballa, el atún, el salmón, el huevo, la leche, las setas, son los alimentos que más vitamina D contienen por lo que son muy beneficiosos para la salud.

La vitamina D es fundamental para nuestro organismo, especialmente para nuestros huesos. Se puede obtener de manera natural a través del sol, o a través de medicamentos. En algunos países, especialmente con poco sol, se toma vitamina D desde que bebés.

En España se está empezando a tomar vitamina D en lugar de aprovechar la luz solar. Que existe casi todo el año. Hay un problema real, la mayoría de la población no pasa tiempo al aire libre, al sol, paseando, descansando, sentados en un banco o jugando con niños. Vamos a descubrir por qué es tan importante y los peligros de tener vitamina D en el organismo.

-sin la vitamina D el organismo no aprovecharía el calcio que se obtiene de los alimentos.

-los huesos sin vitamina D no tendrían solidez, se debilitarían, se romperían, no creceríamos.

-la vitamina D ayuda a que el fósforo se asimile mejor.

-tomar el sol, aunque sea paseando, es esencial, ya que la vitamina D se almacena en la dermis, en la piel, y el cuerpo irá aprovechando cuando la necesite.

-la vitamina D es clave en el desarrollo de los niños y el crecimiento.

-que los niños no salgan a jugar a la calle no sólo es un error social, sino que está afectando a su salud.

-la osteoporosis de muchos adultos no sólo se ve afectada por la edad, la falta de vitamina D también es importante.

Alimentos ricos en vitamina D

-el atún

-el salmón

-la caballa

-las setas

-las sardinas

-el huevo

-la leche

-el bacalao

Una ración de caballa proporciona el 90 % de las necesidades diarias, por lo que las instituciones más prestigiosas en alimentación recomiendan un consumo regular de este y otros pescados ricos en ácidos grasos omega 3. Un huevo contiene la quinta parte de la ingesta diaria recomendada de vitamina D.

Es vital para nuestra salud que la vitamina D esté presente. Un simple salto de 30 cm en un adulto con falta de vitamina D puede causar una lesión importante por unos huesos debilitados.