Gremio frena a Lanús y se queda con la Copa Libertadores

Lanús 1 - Gremio 2

Gremio frena a Lanús y se queda con la Copa Libertadores

Con goles de Fernandinho y Luan, los brasileños derrotaron por 2-1 a Lanús y consiguieron la tercera Copa Libertadores de su historia.

Gremio sacó a relucir su historia copera y frenó el sueño de Lanús. Los brasileños ganaron con autoridad por 2-1 en Argentina y se quedaron con la tercera Copa Libertadores de su historia.

La jerarquía de los visitantes fue mucha para un equipo casi inexperto en estas instancias. Desde el comienzo se vio a un conjunto gaúcho decidido y sin miedo en La Fortaleza. Dominó la pelota y aprovechó el nerviosismo local que no era capaz de generar fútbol. 

La primera chance visitante fue a través de un disparo desviado de Lucas Barrios (15'). 

Lanús intentaba acercarse a Marcelo Grohe, uno de los mejores arqueros de la Copa, cuando Gremio se encontró casi de casualidad con el primer gol de la noche. De un tiro de esquina para el local y un posterior rechazo de los brasileños, la pelota la tomó José Luis Gómez, quien cometió un error fatal: le quiso dar el balón a un compañero pero lo interceptó Fernandinho, que tras correr desde la mitad de la cancha hasta el área rival fusiló a Esteban Andrada (27').

Luan a los 41', marcó un gol inolvidable. Recibió solo en la izquierda y realizó una diagonal con la que eliminó a dos rivales para definir con clase ante el arquero Andrada.  

El excelente primer tiempo del conjunto de Porto Alegre se debió en gran parte al espectacular nivel de Arthur, -que ya ha sido vinculado al Barcelona- que hizo lo que quiso en esa etapa: siempre pasó el balón por él y estuvo muy sólido en el quite. Sin embargo, el joven volante se lesionó en los descuentos y pese a que salió a jugar el complemento no aguantó mucho. 

Su ausencia coincidió con la baja de Gremio que en la segunda etapa no tuvo la posesión. Si bien mejoró levemente, Lanús seguía sin inquietar a Grohe aunque en una jugada aislada logró cimentar una pequeña ilusión. José Sand anotó de penal a los 71' el descuento que le obligaba a su equipo a marcar dos tantos más para estirar la definición al alargue. 

Pero el cuadro trasandino volvió a decaer y eso lo aprovechó Gremio, que comenzó a hacer tiempo y a refugiarse tras la expulsión de Ramiro (83'). 

Así se llegó al final y Gremio festejó en Buenos Aires. Su técnico, Renato Gaúcho entró a la historia del fútbol brasileño al convertirse en campeón de la Copa como jugador y entrenador. La mitad de Porto Alegre festeja una nueva estrella. Y está bien que así sea. 

0 Comentarios

Normas Mostrar