NUEVA ACUSACIÓN

Salma Hayek relata que Weinstein la acosó y amenazó

La actriz mexicana ha escrito una estremecedora carta narrando su tortura al trabajar con él en "Frida". Él ha negado todo.

Harvey Weinstein con Salma Hayek. Foto Instagram
Foto Instagram

Han pasado dos meses desde que saltó a la luz el polémico caso de Harvey Weinstein y Salma Hayek acaba de sumarse a la interminable lista de mujeres que le han acusado de acoso sexual escribiendo una estremecedora carta en New York Times en la que relata detalladamente su experiencia.

"Harvey Weinstein era un cinéfilo apasionado, alguien que tomaba riesgos, un promotor del talento fílmico, un padre amoroso y un monstruo. Durante años, fue mi monstruo", comienza diciendo.

La actriz mexicana reconoce que no había querido hablar antes porque se había hecho a la idea que "todo había acabado y había sobrevivido", porque eludió la responsabilidad al haber tanta gente que se había involucrado en "poner los reflectores sobre mi monstruo" y porque también pensaba que su testimonio no importaría ni marcaría la diferencia.

Además, asegura que había llegado a mantener una relación cordial con Weinstein, "un hombre que me hirió de manera tan profunda", y que no quería revivirlo y tener que preguntarse si "realmente había hecho las paces con ese momento de mi vida".

Pero se ha atrevido a dar el paso por todas las mujeres que lo han hecho y teniendo también en cuenta la victoria de Donald Trump en las últimas elecciones.

"Me inspiraron aquellas que tuvieron la valentía de decir algo, especialmente en una sociedad que votó por un presidente que fue acusado de acoso y abuso sexual por más de una decena de mujeres y a quien hemos escuchado decir que un hombre en el poder puede hacer prácticamente lo que quiera con las mujeres", afirma.

Salma Hayek explica por qué quería hacer "Frida" con Weinstein

Salma Hayek recuerda que una vez se había consagrado como una "estrella de telenovelas mexicanas", su mayor ambición era contar la historia de Frida Khalo y hacerlo de la mano del imperio de Weinstein, Miramax en ese momento, ya que el productor "se había convertido en el gran mago de la nueva ola del cine que llevó contenido original a las grandes audiencias".

La actriz le conocía un poco a través de personas con las que había trabajado y asegura que en ese momento le veía como un hombre que "tenía un gran intelecto, que era un amigo leal y que era un hombre de familia". Sin embargo, asegura que ahora lo que se pregunta es si su amistad con ellos fue lo que le "salvó de ser violada".

Llegó a un acuerdo con Harvey Weinstein por el que él pagaría los derechos del trabajo y ella cobraría la tarifa mínima más un 10% adicional además de volver a trabajar con Miramax. Salma Hayek reconoce que estaba muy emocionada pero que a partir de entonces comenzó su pesadilla al recibir todo tipo de propuestas sexuales por parte del productor que no dudó en rechazar una a una.

Salma Hayek asegura que Weinstein la acosó y la amenazó de muerte

"No a abrirle la puerta a cualquier hora de la noche en hotel tras hotel y locación tras locación donde aparecía inesperadamente. No a bañarme con él. No a dejarlo que me viera bañarme. No a dejarlo que me diera un masaje. No a que un amigo suyo, desnudo, me diera un masaje. No a dejarlo que me hiciera sexo oral. No a desnudarme junto con otra mujer. No, no, no, no, no… Con cada rechazo surgía la ira maquiavélica de Harvey", escribe Salma Hayek.

La actriz prosigue sus acusaciones asegurando que le demandó todo tipo de cosas absurdas, pero va mucho más allá ya que afirma que incluso la amenazó con matarla.

"Sus tácticas de persuasión iban desde hablar dulcemente y prometer cosas hasta aquella vez que, en un ataque de ira, dijo las palabras más temibles: 'Te voy a matar, no creas que no puedo".

Intentó prescindir de ella y llevó el acoso al rodaje

Cuando Weinstein se dio cuenta de que Hayek no estaba dispuesta a complacer sus ofertas sexuales, la actriz asegura que intentó echarla del proyecto de "Frida" y darle su papel protagonista y su guion a otra actriz. "Para él yo no era una artista; ni siquiera era una persona. Era una cosa: una nadie, solo un cuerpo", afirma.

Hayek recurrió a sus abogados y el productor intentó librarse de ella, encomendándole unas "tareas imposibles con una fecha limite muy apretada". Fue capaz de cumplirlas y al productor no le quedó más remedio que seguir trabajando con ella y su productora. Pero según la actriz, Harvey Weinstein continuó torturándola y llevó el acoso al rodaje de la película.

En un primer momento, Hayek afirma que quiso cambiar la caracterización de Frida Khalo y que criticó su actuación llegando a decirle que "la única cosa que tenía a mi favor era mi atractivo sexual y que en esta película no tenía nada de eso. Entonces me dijo que la iba a clausurar porque nadie querría verme en el papel".

La mexicana asegura que esto le "destruyó el alma" por todo lo que se había esforzado en hacer esta película y cumplir sus exigencias. "Lo único que él notaba era que no me veía sexy en la película" continúa Hayek antes de asegurar que le impuso una condición para poder terminar "Frida": tener una escena de sexo con otra mujer y que estuviera completamente desnuda en un plano frontal.

"Había estado pidiendo constantemente que se viera más piel, que hubiera más sexo", afirma Hayek para admitir que en esta ocasión no encontró la opción de negarse a cumplir su exigencia haciendo "esa escena sin sentido".

Así recuerda Salma Hayek cómo fue rodar esta escena

En el momento de rodarla, Hayek afirma que se derrumbó, que su cuerpo "empezó a temblar incontrolablemente, me quedé sin aliento y comencé a llorar y llorar sin poder detenerme como si estuviera vomitando lágrimas" ante la perplejidad de las personas que formaban parte del set, ajenas a sus precedentes con Harvey Weinstein.

"Mi mente entendía que tenía que hacerlo, pero mi cuerpo no dejaba de llorar y convulsionarse. En ese momento empecé a vomitar y todos en el set estaban a la espera de empezar a rodar. Tuve que tomarme un tranquilizante, que logró que dejara de llorar pero empeoró el vómito. Como bien pueden imaginarse, no era nada sexy, pero era la única manera en la que iba a lograr terminar la escena", comenta Hayek.

Hayek afirma que Weinstein no quiso estrenar "Frida"

A continuación, la actriz afirma que al terminar el rodaje se distanció de la posproducción porque estaba "deshecha emocionalmente" y que cuando Weinstein vio "Frida" editada decidió que no era lo suficientemente buena para estrenarla en cines y que la iba a mandar directamente al mercado de vídeo. La directora de película, Julie Taymor, consiguió que se estrenara en un solo cine de Nueva York asumiendo el difícil reto de que tenía que conseguir una puntuación del público de 80 mínimo ("menos del 10% de las películas consiguen esa puntuación en una primera proyección", señala).

Hayek comenta que no fue a la prueba y que para su alegría, la película consiguió una valoración de 85, pero que esto enfureció a Weinstein. Gritó a Julie, le lanzó a la cara una de las tarjetas del público y cuando su pareja, el compositor de la película Elliot Goldenthal intervino, le amenazó con violencia física.

Una vez se tranquilizó, Hayek se atrevió a pedirle que la estrenara también en Los Ángeles y él se lo concedió. En ese punto la actriz reconoce que "a veces era amable, gracioso e ingenioso" pero que "eso era parte del problema: nunca sabías a qué Harvey te ibas a enfrentar".

"Frida" fue un éxito y Hayek intentó superar así su experiencia con Weinstein

Finalmente, "Frida" se convirtió en un éxito rotundo en taquilla y consiguió seis nominaciones a los Oscar "a la colección de Harvey, incluida mejor actriz". Consiguió dos, pero Hayek asegura que no le notó contento y que nunca más le ofreció un papel protagonista, solo secundarios.

La actriz recuerda que se encontraron años después en un evento y que él le comentó que había dejado de fumar, que había sufrido un ataque cardiaco, se había casado y era un hombre distinto. "Al final me dijo: 'Lo hiciste bien con Frida; hicimos una película hermosa", comenta Hayek asegurando que él nunca iba a saber lo importantes que fueron estas palabras para ella ni lo mucho que le hirió. Después, intentó recordar solo las cosas buenas de él y convencerse a sí misma que "había ido a la guerra y había ganado".

La denuncia de Salma Hayek contra la desigualdad

Hayek termina su carta denunciando la desigualdad de género que a día de hoy sigue existiendo en la industria cinematográfica y afirmando que hasta que no se logre la igualdad, "nuestra comunidad seguirá siendo tierra fértil para los depredadores"

"Los hombres acosan sexualmente porque pueden. Y las mujeres estamos hablando porque, en esta nueva era, por fin podemos hacerlo", concluye Salma Hayek.

Harvey Weinstein niega todas las acusaciones de Salma Hayek

Harvey Weinstein no ha tardado en responder a estas nuevas acusaciones contra él de Salma Hayek y ha lanzado este comunicado (que ha publicado traducido Infobae) negando todo su testimonio.

"El Sr. Weinstein considera a Salma Hayek como una actriz de primera clase y la incluyó en varias de sus películas, entre ellas Once Upon a Time in Mexico, Dogma y Studio 54. Estaba muy orgulloso de su nominación a Mejor Actriz de la Academia por Frida y continúa apoyando su trabajo.

"Mientras que Jennifer López estaba interesada en interpretar a Frida y en ese momento era una estrella más grande, el Sr. Weinstein invalidó a otros inversionistas para respaldar a Salma para el papel principal. Miramax colocó la mitad del dinero y todo el P&A (prensa y promoción publicitaria); el presupuesto fue de más de 12 millones de dólares. Como en la mayoría de los proyectos de colaboración, hubo fricción creativa en Frida, pero sirvió para llevar el proyecto a la perfección. La película se estrenó en varios teatros y fue apoyada por una gran campaña publicitaria y un enorme presupuesto de los Premios de la Academia.

"El Sr. Weinstein no recuerda presionar a Salma para que haga una escena sexual gratuita con una coestrella femenina y él no estuvo allí para la filmación. Sin embargo, eso fue parte de la historia, ya que Frida Kahlo era bisexual y la escena sexual más significativa en la película fue coreografiada por la Sra. Hayek y Geoffrey Rush. La uniceja original utilizada fue un problema porque desvió la atención de las actuaciones. Todas las acusaciones sexuales retratadas por Salma no son precisas y quienes fueron testigos de los eventos tienen una explicación diferente de lo que ocurrió.

"Ed Norton, quien era el novio de la Sra. Hayek en ese momento, (trabajó con el Sr. Weinstein en la reescritura del guión en México) hizo un brillante trabajo de reescritura del guión y el Sr. Weinstein luchó contra el WGA (el gremio de guionistas) para obtener un crédito en el película. Su esfuerzo no tuvo éxito para la desilusión de todos.

"Por propia confesión del Sr. Weinstein, su comportamiento grosero después de la proyección de Frida fue provocado por su decepción en el corte de la película, y una razón por la que tomó con mano firme la edición final, junto a la muy hábil directora Julie Taymor".