AGUANTANDO A LOS CUÑADOS

5 consejos para no meter la pata en la cena familiar de Navidad

Son muy necesarios para tener la fiesta en paz

0
5 consejos para no meter la pata en la cena familiar de Navidad
Raquel Cano

En las cenas de Navidad se junta un conglomerado de personas que en ocasiones tienen ideas de la vida muy dispares. Por tanto, ciertos comentarios o actitudes pueden provocar enfrentamientos. Y claro, la Navidad es una época de amor y familia así que créeme, te conviene no liarlo. En Epik hemos decidido darte 5 consejos para no meter la pata en la cena familiar de Navidad.

1. Dedícate a beber y a comer

La Navidad te legitima para beber y comer como un animal sin tener que justificarte. Aprovéchalo e intenta evitar las polémicas innecesarias.

2. Ignora al pelma de tu tío/cuñado

Todos tenemos ese familiar que suelta comentarios rancios, a cada cual más desafortunado. Y además es que sabe de todo: política, economía, deporte, astrofísica. Seguramente cuente alguna historia 'invent'. Puedes intentar desmontársela pero tampoco seas muy duro con él. La Navidad es el momento donde esa gente saca pecho. Déjale, es más feliz así.

3. Evita hablar de política

La gente se enerva hablando de política y la mecha en una cena de Navidad se puede encender con mucha facilidad debido a la diferencia de edad existente entre los comensales. Hablar de las elecciones catalanes no es un buen camino si quieres buscar conciliación en la mesa durante la cena.

4. No poner el mensaje de Navidad del Rey

La televisión no debería encenderse en las cenas familiares de Navidad. Y menos para poner el mensaje del Rey. Un enconado debate entre monarquía y república mientras te comes los langostinos no suena muy apetecible. Volviendo al punto 3: evita la política si sabes que el choque va a ser inminente.

5. No critiques la Navidad

A muchos no les gusta la Navidad -gente en la redacción de Epik entre ellos- y no pasa nada pero hay a mucha gente a la que sí. Respeta y no seas rancio. Bebe, come y disfruta de la compañía, sea mejor o peor. Familia solo hay una, aunque no se elija.