YOGA

La evolución de las clases de yoga: con vino y cerveza

La evolución de las clases de yoga: con vino y cerveza

La última moda en el mundo del yoga en Nueva York son clases para no puristas, donde el vino y la cerveza son protagonistas, deberás hacer las diferentes posturas con una copa en la mano.

Lo hemos visto en Business Insider, donde podéis ver en este vídeo de lo que estamos hablando. Es la evolución del yoga, clases donde la cerveza, (en este caso), y el vino, una nueva tendencia que está surgiendo en Nueva York, parecen ganar cada vez más adeptos.

Se trata de clases donde el equilibrio es casi lo más importante. Por supuesto, en estas modalidades está descartado el Bikram Yoga del que os conté la experiencia el otro día, ya que beber a más de 40 grados es realmente desaconsejable.

Lo que hemos visto en estas clases de yoga con cerveza y yoga con vino es algo casi más social que una actividad donde la concentración y los asanas son algo diferentes. Los asanas son las posturas, y si estás más ocupado en que no se caiga la copa pues estás haciendo otro deporte.

En Estados Unidos las clases de yoga con cerveza llevan varios meses. No es para los más puristas del yoga, es más para divertirse mientras realizas estiramientos.  Y en Nueva York es donde han dado nombre al primer Beer Fit Club, estar en forma, realizar movimientos similares al yoga y tomarte unas cervezas.

Drunk Yoga es el club del vino. Hay que reconocer que igual todos nos estiramos más si al final de nuestra esterilla nos espera un rico trago de buen vino. Porque puestos a ponernos en forma, habrá que beber una buena copa, ya que sólo va a ser una, del mejor vino. Eli Walker es la creador de esta idea de vino y yoga. Conoció a un antiguo jefe que quería estar más en forma, pero no lo conseguía. Eso sí, sí había bebido, podía tocarse los dedos de los pies. Y ahí surgió la idea del Drunk Yoga.

¿Os apuntáis a estas clases de yoga?