Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Los puestos clave en el modelo de juego de Reinaldo Rueda

LA ROJA

Los puestos clave en el modelo de juego de Reinaldo Rueda

La estructura táctica de los equipos del inminente DT de Chile tiene como eje el accionar de cinco hombres en puestos específicos en cada una de las tres líneas.

Falta poco, casi nada, para la llegada de Reinaldo Rueda a la dirección técnica de la Selección. Luego de algunas desavenencias económicas, el colombiano habría llegado a acuerdo con la ANFP y pronto estará en Chile para ser presentado por Arturo Salah.

El modelo de juego de Rueda es bastante claro. El entrenador deambula entre los sistemas 1-4-4-2 o 1-4-2-3-1. En ataque y defensa, en sus equipos predominan el Ataque Construido (fútbol de pases y combinaciones) y el Reagrupamiento Defensivo (repliegue y presión en una zona predefinida de la cancha).

Junto a esto, existe una baraja de jugadores que resultan crucial en el funcionamiento de los equipos del virtual técnico de la Roja. El perfil es tal en sus conjuntos, en virtud del actuar de cinco hombres en puestos específicos.

La importancia de los laterales

Rueda muestra predilección por el juego asociado y a ras de piso para facilitar la llegada en ofensiva por los costados. En este plano, la proyección alternada de los laterales (y en algunos casos simultánea, a raíz de la inserción del volante central retrasado como tercer zaguero) es de suma importancia.

Actúan como agentes de ataque permanentes en dos momentos de la fase ofensiva. Durante la construcción, abiertos y bien pegados a las líneas de banda, son apoyos confiables y permamentes para darle amplitud al juego. En ataque organizado maniobran como verdaderos punteros, buscando el desborde, tras el cierre del extremo respectivo para generar el espacio.

'6' y '10', ejes del mediocampo

El colombiano emplea un doble '6' en la mitad de la cancha. En ambos, uno posee características de mayor generación de juego y el otro, atributos más defensivos. El primero suele descender y, con los centrales abiertos hacia los costados, asume la responsabilidad del inicio del juego. Es el responsable de los primeros pases y el DT le exige seguridad, claridad y precisión.

La aparición del '10' en sus alineaciones es un fenómeno más o menos reciente en Rueda. En las selecciones de Honduras y Ecuador no lo empleó con regularidad. Siempre optó por una línea de cuatro mediocampistas y dos puntas en ataque. En Atlético Nacional campeón de la Libertadores 2016 sí actuó con un volante creativo. Le asigna la misión de gestor ofensivo, elaborando el juego para nutrir a los extremos y el '9'. También intentando anotar como acompañante en segunda línea de ataque.   

El '9' no puede faltar

En los años que lleva dirigiendo el entrenador cafetalero la presencia de un centrodelantero ha sido una constante en sus equipos. De preferencia ha optado por un '9' estacionario, de movilidad más reducida, en lucha permanente con los zagueros centrales, y con capacidad de gol probada y demostrada.

Durante la recta final de la Libertadores con Atlético Nacional innovó con la inclusión de un centroatacante sin tanta fortaleza ni contextura, aunque sí con mayor ligereza y movilidad. Entonces, acotó la referencia posicional en el área, pero ganó en generación de espacios en la zona del eje del ataque. La variante buscó tornar menos predecible la labor ofensiva de su equipo y, a la postre, se convirtió en una regularidad táctica.

0 Comentarios

Normas Mostrar