El día que Elías Figueroa pudo jugar como centrodelantero

Literatura deportiva

El día que Elías Figueroa pudo jugar como centrodelantero

Goles sagrados

AS.com

El libro "Goles sagrados" devela varias historias desconocidas gracias al relato íntimo de los autores de los tantos más gloriosos del fútbol chileno.

En 122 páginas, el periodista Patricio Abarca Mora recorre los 15 goles más emblemáticos de la Selección y los clubes locales en competencias internacionales. En la mayoría de ellos, los protagonistas aportar su vivencia, muchas veces mágica, de un momento glorioso de nuestro fútbol. De allí el nombre: Goles sagrados (Editorial Planeta).

El relato comienza por Leonel Sánchez y el tiro libre ante Lev Yashin, la Araña Negra, en Arica. Todos recuerdan el "justicia divina" de Julio Martínez, pero pocos saben que JM estaba al borde de la cancha y el propio Leonel cuenta que lo escuchaba anunciar el centro cuando él se proponía disparar al ángulo por donde entró la pelota al arco.

Jorge Toro habla del gol de Eladio Rojas a Yugoslavia, el del tercer lugar. Carlos Caszely cuenta que poco antes del gol a Emelec, el del "se pasó", anotó uno más lindo en el mismo estadio. Y Pato Yáñez confidenció cuándo escuchó por primera vez el relato de Pedro Carcuro de su gol en el Defensores del Chaco.

Las anécdotas de los goles dan paso a otras grandes historias. Como la de Elías Figueroa, autor del "gol iluminado" que le dio el primer título al Inter de Porto Alegre, quien confidenció una variable táctica revolucionaria que Luis Álamos quiso emplear en la Copa del Mundo de Alemania 74 y que finalmente desechó por culpa del estado del tiempo.

"Necesitábamos ganarle a Australia para pasar a la siguiente fase y pensó que yo podía desnivelar si jugaba arriba. Practicamos toda la semana e iba a jugar como delantero. Pero con la lluvia tremenda que cayó ese día, cambió de idea y me dijo: 'Mejor aseguremos atrás, Elías'. Y así volví a la defensa", explicó Figueroa.

Jorge Aravena, autor del gol imposible, cuenta qué le pasó años más tarde cuando se encontró con el arquero uruguayo Rodolfo Rodríguez; Marcelo Barticciotto habla de las eventualidades que lo trajeron a Chile; se muestra el lado B de la joya de Marcelo Salas en Wembley, en tanto que Iván Zamorano y Luis Pérez cuentan de las premoniciones que tuvieron antes de sus noches de gloria como campeón de la Liga de España y de la Copa Libertadores, respectivamente.

Un libro fácil de leer, bien escrito y con muchas sorpresas al que posiblemente solo se le pueda reprochar una cosa: no haber aumentado de 15 a 16 la lista de goles para incorporar el de Fabián Orellana a Argentina camino a Sudáfrica 2010.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar