WOLVES 120 - BLAZERS 103

Los Wolves van en serio: 12 triunfos en 15 partidos

En un partido interesante para medir el nivel real de los Minnesota Timberwolves, los de Thibodeau demostraron su gran estado de forma.

0
Los Wolves van en serio: 12 triunfos en 15 partidos
Timberwolves/Twitter

Ya podemos decir que la transformación de los Minnesota Timberwolves está dando sus últimos pasos. Jimmy Butler, que llegó a Minneapolis para cambiar la mentalidad (la identidad) de un equipo que no juega playoffs desde la 2003-04 (la peor racha de la competición), le ha dado la vuelta prácticamente por completo a la tortilla. Su talento está ahí, y es decisivo, pero es su garra, su energía y su mentalidad ganadora y defensiva lo que realmente ha transformado a un equipo blando en uno de los mejores de la competición.

Ayer, en un encuentro en el que la pregunta era si los Wolves estaban aún en la liga de los Blazers o ya en la élite de la NBA, los de Thibodeau demostraron que sus años de vaivenes se han terminado. Son un equipo serio, con un plan de juego claro (por el que yo personalmente no hubiera apostado por el poco peso de Towns en ataque) y la mentalidad competitiva que resulta imprescindible para codearse con la élite de la NBA (29-16, solo por detrás de Warriors, Celtics, Rockets, Raptors y Spurs). 

Ante unos Blazers individualistas (el equipo que menos asistencias reparte por partido), los Wolves cerraron filas, colapsaron la pintura, obligaron a sus rivales a ganar el partido con tiros complicados desde la línea exterior y sacaron ventajas desde la línea de personal (+13, 27/33 en los libres). En definitiva, jugaron de principio a fin como un equipo grande.

Jimmy Butler volvió a liderar la carga. No por sus 24 puntos, que están ahí (7/11 en los tiros, 9/11 desde la personal), sino por su entrega. Va al suelo, llega a la ayuda, castiga con su cuerpo y consigue empujar hacia delante el nivel de esfuerzo de sus compañeros: es el estandarte competitivo, el guía de estos nuevos Wolves. Estuvo acertado Wiggins (8/11 con una selección de tiro siempre en el alambre), valiente Teague (22 puntos, mucho daño en la pintura) y en su habitual papel Towns: gasta en defensa (la concentración es clave en su caso) y pasea por el ataque rival hasta que sin saber muy bien cómo tiene en su casillero el 20+10 de siempre... Qué jugador.

Los Blazers son la otra cara de la moneda, un equipo que parece no ser capaz de dar el siguiente paso en las condiciones actuales. Tienen ratos imparables (convirtieron un -24 en un -11 en dos minutos en el tercer cuarto), de talento puro y duro, pero son irregulares y se ahogan con frecuencia en su propio pozo. 21 de Lillard, 18 de McCollum y otros 18 de Connaughton, pero hace falta bastante más. Necesitan jugar más.