INSTAGRAM

McGregor muestra su lado más tierno apoyando a su hermana

McGregor muestra su lado más tierno apoyando a su hermana Erin en un reality. Foto: Instagram

El luchador irlandés publicó varias fotografías junto a su mujer animando a su hermana en el programa Dancing with the Stars

Conor McGregor ha mostrado su lado más tierno apoyando a su hermana, Erin McGregor, en el famoso programa de televisión Dancing With The Stars, como él mismo mostraba en sus redes sociales con unas fotografías.

El luchador irlandés de artes marciales mixtas publicaba unas instantáneas en las que se le puede ver sentado entre el público junto a su esposa animando a su hermana mayor: "¡Adelante, pequeña bestia! Un poco de alegría bailando con las estrellas Irlanda", le decía.

Además, el de Crumlin, que ya sopesa opciones para su vuelta al cuadrilátero, daba las gracias a todos los que apostaron por ella: "Gracias a todos los que votaron y apoyaron a mi hermana en Dancing with the stars. Sí, el McGregor nunca lo olvidará".

Una familia muy unida

El campeón de peso ligero de UFC consiguió emocionar a Erin que le dijo al presentador Nicky Byrne que era "increíble tener a su familia allí y crear recuerdos juntos", explicaba. "Somos una unidad familiar muy estrecha y siempre estamos ahí para apoyarnos mutuamente. Sé lo que es sentarse en primera fila y estoy segura de que estaban nerviosos cuando entré", decía.

"¡Hay más presión sobre mí!", bromeaba Ryan McShane, compañero de baile de Erin que publicaba este vídeo junto a The Notorius agradeciéndole su apoyo.

Erin y Aoife McGregor

Erin y Aoife McGregor son las mediáticas hermanas del luchador Conor McGregor. Hijos de de Tony y Margaret los tres hermanos se criaron en Crumlin, un barrio al Sur de Irlanda. Erin, de 35 años, es la mayor del clan y Conor es, con 29, el más pequeño de los tres.

Looking forward to the bank holiday weekend to celebrate my sisters birthday 🎉 😘

Una publicación compartida de Aoife Mcgregor Elliott (@aoifemcgregor85) el

Aoife, la mediana de la familia, trabaja en Dublin para la empresa de contrataciones de excavadoras de su marido y, al igual que Erin, siempre que puede acompaña a Conor en sus compromisos profesionales.

Peluquera de profesión, Erin es madre de un niño llamado Harry y de una adolescente de nombre Taylor. Además, ha competido como culturista, por lo que entiende el sacrificio y la pasión de su hermano por el deporte:"Fue sólo cuando empecé a competir que me volví un día a mi mamá y le dije: Ahora entiendo realmente lo duro que Conor trabaja", explicaba en una entrevista para Sunday World.