La Roja

Las aventuras de la Selección en su primera gira a Europa

En 1928, Chile emprendió su primer viaje al Viejo Continente, para participar en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam. Fue un mes de aventura en barco para jugar nueve partidos. 

0

Fue traumático pero gratificante. Un mes de aventura en barco y problemas económicos que casi dejan a Chile sin participar en los Juegos Olímpicos, marcaron la primera gira de la Selección a Europa en 1928.

La inspiración del viaje fue el triunfo de Uruguay en los Juegos Olímpicos de 1924. Eso le demostró a las escuadras sudamericanas que era clave cruzar el charco y competir con rivales europeos. Así, por ejemplo, en 1925 se fueron de gira el Paulistano de Brasil, Boca Juniors de Argentina y Nacional de Uruguay.

"Colo Colo fue el primer equipo de fútbol chileno que viajó a Europa. Fue en 1927. Antes sólo lo hicieron delegaciones de otros deportes", cuenta el historiador Sebastián Salinas. En efecto, el Cacique brilló en Europa e hizo conocido el nombre de Chile en el Viejo Continente. La única mancha fue la dramática muerte de David Arellano tras un partido ante Valladolid, en España.

Precisamente Colo Colo es clave para la gira de la Selección. El elenco albo juega una serie de amistosos para recaudar fondos y ayudar a financiar el viaje. Se reúnen 90 mil pesos y luego el Gobierno aporta 85 mil. "El fútbol anduvo rogando, mendigando plata hasta última ahora para ir a los Juegos Olímpicos. Incluso al final no le dieron un dinero que realmente merecían", señala el periodista y escritor Edgardo Marín.

El 17 de abril de 1928 parte la travesía desde la Estación del Norte (actual Mapocho) y con el Presidente Carlos Ibáñez del Campo despidiendo a la delegación. El primer destino es Buenos Aires y desde ahí zarpa el barco que pasa por Río de Janeiro, Bahía, Pernambuco, Las Palmas, Lisboa, La Coruña y finalmente Ámsterdam, sede de la mayor fiesta olímpica.

La delegación llega a Holanda el 12 de mayo, tras un mes de viaje y sin el jefe de la delegación, Norberto Ladrón de Guevara. El dirigente estaba en Londres buscando un "entrenador competente para nuestro equipo". Y así logra el fichaje de Frank Powell, un ex jugador que, según reportes de la época, "queda asombrado con la potencia de los tiros de los delanteros chilenos".

El jugador que no llegó a puerto

Fueron 19 los futbolistas chilenos que zarparon desde Buenos Aires hacia Ámsterdam para la histórica gira de 1928. Sin embargo, uno de ellos no llegó al puerto holandés. Se trata de Francisco Arellano, que era el capitán de la Selección, pero fue devuelto en la mitad del viaje.

La razón políticamente correcta es que volvió a Chile por la muerte de su madre. Sin embargo, años más tarde, el jugador confesó que se peleó borracho con dirigentes y fue expulsado del equipo. "Me echaron sin oírme, viajé en un barco holandés y en Argentina estuve un día sin comer", contó.

Un gran equipo de primer tiempo

El 27 de mayo de 1928, Chile debutó con Portugal en el estadio Olímpico de Amsterdam (foto). La Selección, que por prohibición de la FIFA se llamó 'Los Cóndores', saltó a la cancha con camiseta celeste y un cóndor bordado en el pecho. ¿Por qué ese color? "En Inglaterra los dirigentes fueron a una tienda de deportes, por la fama de los implementos ingleses de la época. Las únicas camisetas que habían era celestes", aporta Sebastián Salinas.

El comienzo fue espectacular. Antes de la media hora Chile ganaba 2-0, con dos zapatazos desde lejos de Guillermo Subiabre y Alejandro Carbonell. Sin embargo, los lusos dieron vuelta el marcador y ganaron 4-2. "Ese equipo jugaba bien el primer tiempo y después le iba faltando el combustible con mucha facilidad. Fue un problema del fútbol chileno por mucho tiempo, yo diría hasta mediados de los ochentas, cuando recién pudo jugar con consistencia y continuidad los noventa minutos", analiza Edgardo Marín.

Tras la derrota ante Portugal, 'Los Cóndores' juegan el Torneo de Consuelo donde vencen 3-1 a México y empatan 2-2 con Holanda en la final. El trofeo se define con una moneda al aire y lo gana la selección holandesa, que en un gesto de cortesía regala su primera copa a Chile.

Jugar cada dos días

Luego de su participación olímpica, Chile disputó seis partidos amistosos frente a rivales alemanes y franceses, con dos triunfos y cuatro derrotas. "Jugaron prácticamente todos los días y no murió nadie, en una época que en realidad se suponía que sólo se podía jugar al fútbol una vez por semana", dice Marín.

El mejor resultado de la gira fue la victoria 2-1 sobre la Selección de Colonia, que contaba con seis jugadores de la selección alemana que compitió en Ámsterdam. Y en la despedida, 'Los Cóndores' perdieron estrechamente 4-3 ante el Red Star, campeón de Francia. También perdieron partidos por "tonteras", como la línea del offside mal hecha que provocó la caída ante el combinado de Leipzig en el último minuto. "La defensa estaba precisamente en el centro del campo y no corrió", escribió un periódico alemán.

Un mes más tarde, de vuelta en Chile, el capitán Guillermo Saavedra señaló: "Tenemos que jugar mucho, ojalá se pudieran concertar partidos con equipos extranjeros". Dos años más tarde, la base de ese equipo jugó la primera Copa del Mundo en Uruguay y Saavedra fue apodado 'Monumento' por su gran actuación.

La nómina de 'Los Cóndores'

Arqueros: Roberto Cortés y Juan Ibacache (arqueros).

Defensas: Víctor Morales, Ernesto Chaparro, Guillermo Riveros y Jorge Linford.

Volantes: Guillermo Saavedra, Arturo Torres, Francisco Arellano y Humberto Contreras.

Delanteros: Carlos Schneeberger, Guillermo Subiabre, Manuel Bravo, Alejandro Carbonell, Germán Reyes, José Miguel Olguín, Óscar Alfaro y José del Carmen Arias.