MÚSICA

Max Berrú, el ex jugador de Liga de Quito que llegó a Chile para el Mundial

Max Berrú, el ex jugador de Liga de Quito que llegó a Chile para el Mundial

El histórico músico de 74 años fue un fanático del fútbol llegó al país para ver la Copa del Mundo de 1962 y no se fue nunca más. Acá se hizo fanático de la U y el Ballet Azul.

Antes de formar Inti Illimani, antes de transformarse en un emblema de la música chilena, y un referente clave para la conformación de la Nueva Canción Chilena a mediados de la década del sesenta, Max Berrú soñó con ser futbolista.

Fue un sueño que comenzó en Ecuador, su país de nacimiento, y que alimentó jugando en la reserva de la Liga de Quito, antes de tomar el barco que lo llevó en 1962 desde Quayaquil a Valparaíso para no regresar nunca más.

Berrú llegó precisamente a la Quinta Región junto a una delegación ecuatoriana de fútbol que no quería perderse por ningún motivo el Mundial que Chile iba a organizar ese mismo año, y finalmente se instaló en el país.

"Viajé una semana en barco, porque no tenía plata para el avión. Era hincha de Brasil, había visto a Pelé en Suecia 58. Me fui solo con mi guitarrita, cantaba en la cubierta con los pasajeros y me enamoré de Valparaíso cuando llegué y vi las casas de los cerros, era una coreografía, un espectáculo", afirmó en una entrevista con La Hora hace un par de años.

Aunque su carrera en el fútbol no continuó, los pasos siguientes de Berrú también estuvieron marcados por su talento en la cancha. Ingresó a Ingeniería Mecánica en la Universidad Técnica del Estado gracias a una carta de recomendación del técnico chileno Román Soto, entrenador del primer equipo de Liga. Un empujón que sería clave para dar origen a una de las bandas más importantes en la historia de Chile.

Ahí, en esas salas, Berrú conoció a Horacio Durán y Jorge Coulón, con quien compartió su pasión por el fútbol y la música hasta sus últimos días. "Acá también me hice hincha de la U, hasta ahora soy socio y me tocó la época del Ballet Azul. Ahí conocí a Leonel Sánchez, al Fifo Eyzaguirre, a Rubén Marcos", recordó el ecuatoriano.

Años más tarde, en 2012, los históricos de Inti Illimani incluso recordaron a El Mercurio cómo el partido entre Chile e Italia del Mundial de 1962 los siguió cuando vivieron en ese país durante la dictadura.  "Los italianos no olvidaron ese partido. Decían que les robamos. Nosotros reconocimos que era increíble que el árbitro no hubiera visto el combo de Leonel", afirmba Berrú, líder de "Todas las furias", un equipo de fútbol que los mismos músicos organizaron en Europa.