MUNDIAL 2018

Los héroes vuelven a casa

Jugadores en la fiesta.

ETIENNE LAURENT

EFE

Los jugadores y el cuerpo técnico llegaron a París este lunes para festejar el titulo logrado en Moscú. Los franceses se echaron a la calle para recibirles.

Al final del partido ante Francia y Croacia, millones de franceses festejaron la victoria de su equipo en los Champs-Elysées. La avenida más famosa del mundo estaba llena de personas que esperaban desde hace veinte años semejante fiesta nacional. El día antes de la final, Francia celebraba su fiesta nacional del 14 de julio. Los Champs-Elysée estaban vacíos para dejar las fuerzas militares francesas desfilar del Arc de Triomphe hasta la place de la Concorde.

Veinte años después, los veintitrés jugadores elegidos por Didier Deschamps escribieron la segunda página más exitosa del fútbol francés. La segunda estrella tan esperada que se les escapó en 2006 cuando Zidane volvió a llevar a la selección a una final.

Los franceses se identifican con estos jugadores. Son jóvenes, vienen de clases sociales diferentes, son de orígenes diferentes y son próximos al público gracias a las redes sociales. Desde que Deschamps anunció su lista de 23, se pudo seguir la competición de los franceses a través de los Snapchat o Instagram de Kimpembe, Mendy o Mbappé. Esa proximidad que se instaló entre los jugadores en Rusia y los aficionados en Francia se vio este lunes en París.

Un tapete rojo esperaba a la delegación francesa en el aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle. Poco después de la llegada del avión, los jugadores, la gente de la federación y el cuerpo técnico subieron en un autobús que se dirigiría hasta el Arc de Triomphe. Este autobús fue seguido por millones de motociclistas. Cuando llegaron al Arc de Triomphe, al girar a la izquierda, descubrieron la gigante ola humana que les esperaba desde el inicio de la tarde.

El pueblo francés cantaba a la gloria de su equipo. Pavard, presente en la fan zone de Lille durante la Eurocopa, tiene ahora una canción. Kanté, el más humilde de todos, parece avergonzado de que la gente cante su nombre.

Al final de los Champs-Elysées, el autobús se dirigió hasta l’Elysée, el palacio nacional, donde Emmanuel Macron, familiares, y más de 3.000 personas les esperaban. El 16 de julio de 2018 quedará en la memoria de todos los franceses como el día de comunión máxima.

Emmanuel Macron, el aficionado número 1

Emmanuel Macron, gran apasionado al fútbol y especialmente del Marsella, es el aficionado número uno de la selección francesa. Visitó a la selección en Clairefontaine, la ciudad deportiva de la federación francesa de fútbol, prometiéndoles que iría a apoyarles en Rusia solo a partir de la semifinales.

Promesa cumplida, y los jugadores pudieron contar con el apoyo del representante del pueblo francés. Macron sabe que semejante victoria le ayuda a nivel político con más de diez puntos en las encuestas de popularidad. Este viernes, la fiesta estaba organizada en el palacio nacional, el Elysée. Los jugadores, cuerpo técnico y otros miembros de la federación tenían cita después del paseo en autobús por los Champs-Elysées.

Macron les dijo tres mensajes. Primero les agradeció, después les pidió que no cambien y al final acabo pidiéndoles que durante todas sus vidas no olvidasen de dónde venían. Le siguió un show de Pogba y Mendy. Después, jugadores y presidente cenaron con algunos ministros .

0 Comentarios

Normas Mostrar