El duelo Paredes-Vaz en el Superclásico

Rafael Vaz, seguramente, no guarda un buen recuerdo del único Superclásico que ha disputado en su vida. El zaguero de Universidad de Chile enfrentó por primera vez a Colo Colo el 15 de abril pasado, los albos vencieron por 3-1 en el Nacional y fue reemplazado a los 64 minutos por Franz Schultz. 

Entonces, el DT de los azules era Guillermo Hoyos. El cuadro universitario actuaba con una línea de tres centrales en la defensa y el brasileño fue superado por Esteban Paredes en una acción clave. Comenzaba el complemento, y en su segunda cifra personal, el capitán del Cacique le ganó la espalda al zaguero. Luego realizó un enganche ante su marca, haciéndolo pasar de largo, y clavó la pelota en un ángulo. 

Vaz está con la bala pasada por el episodio. "Tengo que marcar firme. Ahora estaré mucho mejor, porque estoy mucho más acostumbrado al fútbol chileno", afirmó el brasileño, adelantando un duelo que, sin duda, marcará la pauta futbolística en el partido de este sábado, en el Estadio Monumental.

Hoy, el escenario es distinto para el carioca. Con la llegada de Frank Kudelka se convirtió en el 'hombre fuerte' de la defensa, en vista de sus buenas actuaciones. Perdió el puesto Gonzalo Jara y entró en su lugar Christian Vilches, en la búsqueda de la mayor seguridad defensiva, pero nunca su titularidad estuvo en duda. Que Vaz llega en mejor pie a la disputa con Paredes no cabe ninguna duda.

En el 1-3-4-1-2 que emplea ahora Héctor Tapia en Colo Colo, el goleador de los albos y Lucas Barrios se reparten todo el ancho de la cancha para cumplir con la pega ofensiva. El argentino nacionalizado paraguayo se mueve, esencialmente, desde el centro hacia la izquierda y Paredes hace lo propio, cargado algunos metros hacia la derecha. Por lo tanto, la coincidencia espacial con Vaz será plena, pues ocupa el puesto de central zurdo en la U.   

En la etapa final de su carrera, lo que no eclipsa su capacidad goleadora, el artillero no se destaca por su movilidad. En lo medular se desplaza para retroceder algunos metros e involucrase en la construcción de juego, gracias a su buena técnica. También se activa en acciones explosivas en el área para obtener centímetros de libertad y anotar con jerarquía. 

Entonces, Vaz no deberá recorrer mucho terreno para tener bajo control a Paredes. Es un punto a favor para el brasileño: encaja en el perfil del defensa que rinde mejor "arropadito" en el centro de la zaga, no quedando expuesto (como sí ocurrió en el segundo gol de Paredes en el Superclásico anterior) y con un territorio acotado para custodiar.

En el mano a mano, en oportunidades, el defensa tiende a apurarse. No demora o retarda la acción rival y se la juega por el quite inmediato, lo que puede dejarlo en el camino y con el delantero encarando al otro central (si la cobertura fue adecuada) o directamente a Johnny Herrera. Cuando su maniobra resulta, eso sí, la ovación desciende inmediata desde la tribuna azul.

Frente a Paredes, lo aconsejable para el zaguero es la prudencia. En velocidad no es factible que se imponga el colocolino, tampoco que pueda vencer en el juego aéreo por un asunto de envergadura. Sin embargo, dentro del área, lugar clave donde se resuelven los partidos, allí Vaz tendrá que actuar con pies de plomo. Volverá a tener enfrente a quien pronto puede ser el nuevo máximo goleador histórico del fútbol chileno. No es poca cosa el asunto.