El Comidista

9 cosas que no deberías hacer (y seguro que haces) en un restaurante

9 cosas que no deberías hacer (y seguro que haces) en un restaurante

El Comidista en EL PAÍS

Youtube

El comidista vuelve a Youtube para recordarnos que ir a un restaurante no es como estar en el salón de tu casa

Tenemos que reconocerlo: a veces todos nos excedemos con las confianzas en los sitios a los que vamos. A pesar de que las normas de educación cada vez sean menos estrictas y eso (la mayoría de las veces) sea bueno, también debemos recordar que gritar en lugares públicos, poner los pies encima de las sillas o tratar a los camareros como si fueran tus esclavos no es plato de buen gusto para nadie.

Mikel Iturriaga, El comidista de El País, ha dejado a un lado sus típicas recetas y consejos de cocina para recordarnos con su humor característico que no debemos actuar como neardentales en los restaurantes. Aviso: seguro que cumples alguno de los consejos de la lista a continuación:

1. Hablar demasiado alto

Lo hemos oído cientos de veces: los españoles gritamos demasiado. Que tengas una buena historia que contar o un comentario ocurrente que aportar no quiere decir que tengan que oírlo todos los comensales del restaurante.

2. Tomar a los camareros por esclavos

Están para atenderte, pero no abusemos de su confianza gritándoles o agarrándoles del brazo.

3. No respetar las reservas

La puntualidad no es la virtud de muchos, pero no cuesta nada coger el teléfono y avisar de que llegas tarde.

4. Desentenderte de tus hijos

"Si tu hijo se comporta como un orangután en tu casa es tu problema, pero no dejes que tus niños griten o correteen por el restaurante, que no estás en la selva". Razón no le falta.

5. Disfrazar tus manías como alergias

Si no te gusta algo no digas que eres "intolerante", asume la realidad.

6. Fumar entre plato y plato

Ay, el vicio.

7. Ser muy tiquismiquis

Mikel lo tiene claro: "si no has aprendido a comer a tu edad, te quedas en tu casa".

8. Apalancarse

La sobremesa es uno de esos máximos placeres de la vida, pero no debemos olvidar que puede haber gente esperando o que los camareros tendrán ganas de recoger e irse a su casa.

9. "¡El mega aargh!"

Este no te lo contamos. Mejor que veas el último punto de El Comidista interpretado por él mismo.