CHILENOS POR EL MUNDO

El ídolo chileno del Reims

Pocos jugadores alcanzaron un estatus así en un club europeo, y una conexión con la ciudad que se mantiene hasta hoy. "Fue el ídolo de toda una generación".

El ídolo chileno del Reims

Hubo un tiempo, otra época donde un chileno fue ídolo en Francia. Se trata de Ivo Basay, actual técnico de Palestino, que durante tres temporadas dejó su huella en el Stade de Reims, club fundado en 1931, y que tuvo su época de gloria en la década del cincuenta donde estuvo fue dos veces subcampeón en Europa.

Basay llegó en 1987. Dice la historia que el responsable tras su arribo fue Robert Marion, un agente del equipo que se especializaba en el fútbol sudamericano. Él había sido el responsable de convencer a Carlos Bianchi décadas antes, y ahora con el argentino como técnico, pensaba en el 'Hueso' como su sucesor.

Marion siguió con atención las campañas del 'Hueso' y decidió contratarlo después de una en particular: la victoria de Chile 4-0 ante Brasil, donde convirtió dos goles. Una vez terminado el partido, la oferta estaba sobre la mesa.

El ídolo de una generación

"Lo vi en ese partido, y la euforia fue muy grande cuando nos enteramos días después que iba a jugar en Reims. Él pensaba que llegaba a un equipo de primera división, y sólo se enteró que era un club de la Ligue 2 cuando estaba arriba del avión", cuenta el administrador de la página Reims VDT, dedicada a la historia del club.

Cuando aterrizó, lo esperaba Carlos Bianchi, técnico del equipo desde 1985, y quien fue clave en las campañas que elevaron a Basay a la altura de ídolo. "Fue un jugador que marcó a la generación que creció en los ochenta en Reims. Era un goleador muy bueno, un jugador legendario de Rennes", dice Denis, hincha del club.

La conexión del actual técnico de Palestino y la ciudad es total. "Jugó su primer partido a fines de julio de 1987 ante el Estrasburgo. A partir de ese momento, el público de Reims se enamoró de él. Tenía una técnica por sobre la media, y además de ser un excelente jugador, era muy cercano a los hinchas", aporta VDT, quien posee entre sus regalos más importantes un reloj que le obsequió el chileno antes de emigrar.

Serían en total dos temporadas las que pasó Basay en este lugar. Dos años en los que no pudo ascender, fue protagonista de dos campañas históricas, llegando hasta las semifinales de la Copa de Francia, y se terminó ganando el cariño de todos. Tanto, que 30 años después no hay nadie que no sepa quién fue cuando uno pasea por Reims.