Competición
  • Liga Chilena
  • Campeonato Brasileño Serie A
Selecciones

MUNDIAL FEMENINO

El error que Chile tiene miedo que se repita tras el Mundial

Hace 11 años, la Roja femenina también vivió un boom: entrevistas, aplausos y promesas. Luego no quedó absolutamente nada.

"El 2008, cuando organizamos la Copa del Mundo juvenil nos prometieron todo: una liga, mejorar la infraestructura, recibir un sueldo. Creíamos que iba a ser todo diferente. Meses después no quedó absolutamente nada", cuenta Christiane Endler, una de las sobrevivientes de ese campeonato que hoy está en el Mundial de Francia.

Las frases de la capitana de la Roja resumen uno de los temores que tiene el cuerpo técnico y las seleccionadas. Que luego de que se apaguen las luces, y los flashes de la actuación chilena en el Mundial, todo quede sólo en palabras y promesas.

Así lo repitió el técnico José Letelier en cada conferencia de prensa. "El Mundial no debe ser el fin último, sino parte de un proceso mayor. Esperamos que luego de esto, generemos un proyecto que perdure en el tiempo, que se mantenga y poder seguir creciendo", afirmó.

En Chile aún recuerdan el duro escenario que vivía la actividad hace cuatro años, cuando el equipo estaba desafiliado de la FIFA, sin actividad, con la mayoría de las seleccionadas a la deriva: sin contrato, sin seguro de salud, ni hablar de un sueldo o una manutención.

"Esperamos que el Mundial nos permita seguir creciendo. Estuvimos acá, y pudimos enfrentar a las potencias. Yo quiero estar en otra Copa del Mundo, quiero que nos sigamos midiendo ante equipos como Suecia y Estados Unidos, pero para eso queda mucho por mejorar", afirma María José Rojas.

En la Roja, son consciente que la diferencia que existe hoy sigue siendo demasiado grande, pero hay pasos que se pueden dar. "Las jugadoras que están en Chile deberían ya tener un contrato que les permita vivir de esto. Por ahora sólo reciben una pequeña ayuda, pero los clubes no están comprometidos", apunta Endler.

Lo que sí reconocen las seleccionadas es que en los últimos años el apoyo de la ANFP estuvo siempre. La Roja se preparó ante grandes potencias, tuvo un período de concentración en Europa y viajó con todas las comodidades. "Esa es la base que debemos seguir ahora. Nuestro próximo objetivo es ir a los Juegos Olímpicos", zanja la capitana.