LIMA 2019

El desconsuelo del chileno que rozó la hazaña en el tiro skeet

Héctor Flores quedó a un plato de meterse en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Terminó en el quinto lugar de los Panamericanos. Crovetto lo intentó animar.

El desconsuelo del chileno que rozó la hazaña en el tiro skeet
Diego Vega

Héctor Flores camina por la Base Aérea Las Palmas con una mezcla de sensaciones. Entre orgullo y tristeza. El chileno se metió con méritos en la gran final del tiro skeet, pero estuvo a solo un plato de asegurar la clasificación a los Juegos Olímpicos 2020. La hazaña en los Panamericanos quedó muy cerca.

El inicio, que se desarrolló desde las 14:30 horas con la tribuna llena, fue prometedor: Flores peleaba los tres primeros puestos de la tabla. Sin embargo, en la segunda ronda perdió. Unos fallos lo dejaron en el quinto lugar con 23 platos, uno menos que sus principales rivales.

Su rostro demostraba sorpresa. Parecía no encontrarle la explicación a un escenario que cambió rápidamente. El italiano Christian Eleuteri (head coach) lo intentaba animar, pero no daba resultado.

Flores se sentó junto a los entrenadores. Miraba al suelo y movía a la cabeza. Lo repetía otra vez. Aún no lo podía creer. El técnico de Guatemala también le daba un mensaje motivador.

Al final, el tirador del Team Chile se paró y fue a felicitar al peruano Nicolás Pacheco que consiguió el paso a Tokio. Luego partió a zona mixta, donde se emocionó. Y claro, Flores recordó los esfuerzos en Ovalle, su ciudad natal. También le envió un saludo a su pareja, y a su hija pequeña.

“Siempre doy el 100 por ciento por el país, por mí y por mi familia. Pese a la derrota, estuvimos a un paso y eso me da energía y fuerza para seguir en el tiro skeet. Competí contra los mejores”, aseguró con nostalgia. El ganador del oro fue el estadounidense Christian Elliott.

Antes de partir, Francisca Crovetto lo intentó animar. Mientras él caminaba, la chilena que el viernes logró medalla de plata le gritó a la distancia: “Siempre arriba. Siempre con la frente en alto”. Él sonrío, y continuó su trayecto. Aún le queda batalla para cumplir el sueño de llegar a Tokio 2020.