U. DE CHILE

Rey: "A Vaccia lo respetabámos como si fuese Guardiola"

"Me fui de la U por el Leo Rodríguez. Me dijo: Emi, ándate", recuerda Rey sobre su breve etapa. "Siempre le digo a todos lo grande que es la U".

Desde Mar del Plata Emiliano Rey recuerda cómo se gestó su paso por los azules, y el motivo que generó su salida del club en medio de problemas económicos.
WEB

Emiliano Rey estuvo en seis países, jugó en equipos como Boca Juniors o Barcelona de Quayaquil, pero cuando le nombran a la Universidad de Chile cambia el tono de voz. "Fue una experiencia inexplicable. Siempre le digo a mis amigos lo grande que es la U y lo bien que me trataron allá", recuerda a AS desde Mar de Plata, el lugar que escogió después del retiro. 

El ex atacante llegó a Chile en 1999. Lo hizo a un equipo con varias estrellas, y que se coronaría bicampeón al año siguiente. "Mi agente era el mismo del Leo Rodríguez", recuerda. "Venía de Colombia. Antes había estado en Ecuador, y Boca. Yo quería jugar en Primera, pero no tenía lugar con el Bambino Viera".  

- ¿Por qué optaste por aceptar la oferta de Chile? 

- Estaba mal en Colombia, fui hasta la casa del presidente llorando porque no me sentía a gusto, la estaba pasando mal. Y en simultáneo había un colombiano (Edison Mafla) en Chile que no estaba pasando por un buen momento. Este chico se quería ir a Colombia y yo quería salir, ahí Leo (Rodríguez) tuvo mucho que ver recomendándome". 

- ¿Te sorprendió lo que encontraste cuando llegaste a Chile? 

- En la U me pasó que tardé más de una hora en salir del Nacional. Cuando llegué al aeropuerto me hicieron saber que es un equipo muy grande.

- ¿Cómo lo recibieron en el plantel?

- Hay una broma muy grande cuando me hicieron la bienvenida estos hijos de puta en un asado, por si podía levantar a dos compañeros. Me hicieron una llave en el suelo y me tiraron todos los huesos, todas las sobras y me afeitaron todo (ríe). Era muy buena gente, se jodía (bromeaba) cuando se tenía joder, y se jugaba cuando se tenía que jugar.  

- ¿Qué recuerda de ese equipo? 

- En ese momento estaba Musrri, Castañeda, Mora, muchos referentes positivos que les ayudaban a caminar a estos pibes, entonces crecieron sabiendo todo. Estaba el “profe” Vaccia, a quien se le respetaba como si fuera Pep Guardiola. Y estaba el Leo Rodríguez que venía de jugar Copa América con Argentina, las últimas dos que ganamos. Y todos escuchábamos lo que decía.

- ¿Por qué no siguió en la U?

- A mí me preguntan todos qué fue lo que pasó. La U estuvo muy mal y el 99 el club se empezó a desmantelar. Nos pidieron a todos resignar un porcentaje del sueldo o del contrato, cuando uno al salir campeón y de la manera cómo se salió tiene aspiraciones mayores en términos contractuales. Leo (Rodríguez) para mi es un hermano mayor, y me dijo “Emi, andate”. Yo estaba a préstamo y la opción de compra era US$ 1 millón, que era plata en el año 99. Hoy Leo me dice que la U es otro club, que no es el que yo conocí, con un gran centro de formación. En ese momento se fueron varios.