Cobresal - U. Española

Cobresal triunfa en la agonía

Un gol de Marcelo Cañete en el final del encuentro confirmó el alza del cuadro nortino. Los de Huerta se metieron en la parte alta de la tabla.

Cobresal triunfa en la agonía
OSCAR TELLO/PHOTOSPORT OSCAR TELLO/PHOTOSPORT

En medio de una jornada marcada por la suspensión del partido entre La Calera e Iquique, Cobresal logró un gran triunfo 3-2 ante Unión Española y se metió en la lucha de la parte alta de la tabla. 

Los nortinos dominaron el partido desde el primer minuto. Juan Carlos Gaete tuvo dos ocasiones claras de marcar antes de abrir la cuenta. En ambas definió con el pie, mientras que el 1-0 lo anotó de cabeza a los 36 minutos, tras un centro de Felipe Reynero.

El gol de Gaete terminó con una sequía de 36 días sin goles en Primera División, producto de la inactividad por la crisis social que vive Chile. El último tanto había sido un autogol de Mauricio Zenteno, de Deportes Iquique ante Universidad de Chile, el 17 de octubre en el estadio Nacional.

Unión Española hizo muy poco en el primer tiempo, pero estuvo muy cerca del empate a los 44', cuando el uruguayo José Aja disparó en área chica y el arquero Sebastián López evitó la conquista.

Antes del inicio del segundo tiempo, los jugadores y entrenadores se reunieron en la cancha para determinar si seguir jugando o suspender el partido. En el entretiempo, el Sifup se contactó con los futbolistas para impedir el desarrollo de la etapa final, pero finalmente el encuentro siguió.

Cobresal mantuvo su dominio y anotó el segundo gol a los 53 minutos. Una gran jugada del lateral derecho Marcelo Filla, fue finiquitada por Carlos Muñoz. Fue el gol número 81 del ex delantero de Wanderers, Colo Colo y Unión Española en Primera División.

Los hispanos descontaron con un golazo de Carlos Palacios a los 62'. El jugador de 19 años enganchó y clavó un derechazo al ángulo de la portería de López. Desde ese momento, Unión adelantó las líneas y el premio llegaría a los 77'. Un tiro libre de Dávila se desvió y terminó dentro del arco.

Cuando se pensaba que el duelo acabaría empatado, llegó una genialidad de Marcelo Cañete, quién con un precioso remate decretó el 3-2 definitivo.