CRISIS EN CHILE

El fútbol está suspendido

Los disturbios en el duelo de Calera-Iquique y las amenazas de las barras obligaron a tomar la medida. Sólo se jugó el duelo Cobresal-Unión.

Un partido y medio. Eso alcanzó a durar la vuelta del fútbol chileno. Los hechos de violencia que suspendieron el duelo entre Unión La Calera y Deportes Iquique, obligaron a que la ANFP diera por terminada la jornada, aunque aún no lo anuncie de forma oficial. 

Pese a la intención de los clubes y la ANFP de retomar el campeonato, finalmente los disturbios en La Florida le doblaron la mano. La falta de condiciones y la incapacidad de garantizar la seguridad del espectáculo hacen inviable que se desarrolle el resto de los partidos. 

A la espera del comunicado oficial de la ANFP, el ente rector del fútbol chileno citó a una reunión de emergencia en Avenida Quilín. Hasta ahí llegó la mesa directiva, y algunos representantes de equipos de Santiago para comenzar una mesa de trabajo. 

En paralelo, los otros protagonistas ya fijaron una postura. "No nos presentaremos a jugar ante Coquimbo", afirmó Esteban Paredes. El plantel de Universidad de Chile no tomó el vuelo que tenía a Concepción. "No volvemos a jugar a cualquier costo", advirtió el Sifup. 

Hoy la situación es crítica, y el tiempo se agota. La reanudación del torneo cada vez se ve más difícil, y sin las condiciones mínimas,  la opción de finalizar de forma anticipada el certamen cada vez toma más fuerza, y será el punto central en las reuniones de la próxima semana.