Chilenos por el mundo

La deuda pendiente que podría cumplir Aránguiz en Europa

A lo largo de su carrera, el volante nacional ha estado en la órbita de diversos clubes grandes del 'Viejo Continente'. Ahora se suman algunos más.

Charles Aránguiz es uno de los jugadores nacionales que goza de mayor regularidad en el fútbol europeo. El volante arribó en 2015 a Bayer Leverkusen, club en el que consiguió la titularidad indiscutida en pocos meses. Sin embargo, hay una cuenta pendiente que, quizás, pesa en su carrera: jamás ha jugado en un algún grande del 'Viejo Continente'.

Esto podría cambiar en el próximo mercado de verano. Su contrato con el cuadro de las aspirinas finaliza en junio de 2020 y ya son varios los interesados en contar con el mediocampista de La Roja. Los últimos rumores indican que el chileno podría recalar en clubes como el Milan y, sobre todo, en el PSG, donde sería del gusto del director deportivo de la institución.

Siempre cerca de los 'grandes'

Pese a que jamás se ha concretado su traspaso, la cercanía de Aránguiz con los clubes más relevantes de Europa comenzó cuando se encontraba en el Inter de Porto Alegre. En 2015, se supo que el Chelsea le había realizado un seguimiento, tras su gran actuación en el Mundial de Brasil 2014.

En ese tiempo, incluso, el jefe de los observadores del cuadro londinense, Piet de Visser, lo fue a analizar a la cita mundialista y generó excelentes reportes. Finalmente, la cesión del mediocampista quedó en nada.

En la actual temporada, y nuevamente tras un desempeño notable en un certamen de selecciones (Copa América Brasil 2019), el Bayern Munich intentó lograr su transferencia. Según La Gazzeta dello Sport, el cuadro bávaro habría ofrecido 50 millones de euros al Leverkusen, además de un millonario contrato a Aránguiz, que se extendería hasta 2021.

También, en el último mercado de fichajes se habló de un supuesto interés por parte de la Roma, el Inter de Milán y el Napoli, pero ninguna negociación llegó a buen puerto. El notable mediocampista chileno tendrá que esperar hasta mediados del próximo año para ver si logra saldar su deuda, en la que, parece, será su última gran opción de sumarse a las filas de un 'grande' en Europa.