Miguel Pinto, un problema gratuito para Colo Colo

Miguel Pinto llegará a Colo Colo y el club albo, una vez más, provoca cuestionamientos y múltiples dudas con sus decisiones para fichar. Esta vez es aún peor, porque se contratará a un arquero identificado con la Universidad de Chile (se formó ahí, estuvo ocho años y ganó dos títulos) y que viene en baja. 

¿Era necesario entramparse tanto con la llegada de un jugador que, en el papel, será suplente? Absolutamente no. Si la decisión es seguir dándole la confianza a Brayan Cortés como el '1', era mejor quedarse con Darío Melo, Omar Carabalí y Julio Fierro, o incluso con el ecuatoriano nacionalizado chileno como segundo.

Ahora, si Mario Salas sentía que necesitaba más competencia en el puesto, el elegido debía ser un portero de jerarquía. Un Orión, un Villar, alguien de ese estilo. Con voz de mando, manejo y personalidad para afrontar una Copa Libertadores. Cortés aún no parece tener el peso específico que necesita un arco tan complejo como el colocolino.

En resumen, Espina y el DT albo provocaron un problema absolutamente gratuito. 

Pinto no fue renovado por O'Higgins y durante este 2019 terminó perdiendo el puesto ante el joven Luis Ureta. Sus actuaciones generaron dudas en Rancagua y en ese contexto llegará a Colo Colo.

No se trata de desconocer sus buenos años en la U o su presencia pasada en la Roja, pero hoy está lejos de ese nivel y así nadie puede llegar a un equipo como el Cacique.

Es una mala decisión por dónde se le mire y un problema gratuito que, una vez más, dará argumentos para cuestionar la forma de negociar, la visión y el trabajo de la gerencia deportiva. Lo peor, es que cosas así se están repitiendo cada año en Macul.