La razón de Salas para preferir a Matías Fernández

Los últimos hechos en Colo Colo, en cuanto a contrataciones, nos dicen que en el Monumental ven con optimismo el futuro. Está claro que interpretaron la temporada de lesiones que vivió Matías Fernández en Junior de Barranquilla solo como otra veleidad de las tantas con que el fútbol, a veces, castiga a sus actores. Si no, no habría razón para explicar la salida de Jorge Valdivia y su reemplazo en el mediocampo por el volante que, en 2007, emigró al Villarreal de España.

Ahora, tampoco es que el Mago jugó mucho durante el 2019. También su presencia se vio aminorada por las lesiones, aunque el balance de su último paso por Colo Colo no debe soslayar el episodio de su expulsión ante O'Higgins por insultar al árbitro Ángelo Hermosilla.

Venía con discontinuidades y las cuatro fechas de castigo profundizaron su irregularidad, además de resultar impresentable en un tipo de su jerarquía. Al final, pasa lo de siempre en el fútbol: nos quedamos con la última imagen de lo acontecido. No realizamos una mirada larga, la que debe consignar los buenos pasajes de fútbol que Valdivia entregó en su momento.

Cuando el Mago no estuvo en la cancha, Mario Salas optó por una organización posicional en el sector medio con un volante central y dos mediocampistas mixtos en la mayoría de las ocasiones. La misma estructura táctica había empleado el DT en su exitoso paso por Sporting Cristal.

Sin embargo, acá fue quedando siempre la sensación de que la obligatoriedad de incluir a Valdivia en el equipo, por plausibles méritos futbolísticos, lo fue dirigiendo hacia un retorno al pasado. Un volver a los tiempos del bicampeonato con la UC, poniendo freno a la evolución o al paso adelante dado como DT en la liga de Perú.

La llegada de Matías Fernández marcha en la línea de retomar el nuevo camino encontrado por Salas en su primera experiencia internacional. Desde ahora, en Colo Colo la figura del '10' exclusivo, respaldado en su labor por dos volantes centrales, quedará en el pasado.

El ex mediocampista de Junior de Barranquilla hace ya varias temporadas que se convirtió en volante mixto y así actuará por el Cacique. Con la gente que hoy cuenta el DT, no se vislumbra descabellada una línea media con César Fuentes de '6' y la dupla de Fernández con Gabriel Suazo en labores de mediocampistas mixtos.

Si la salud deportiva lo acompaña, el aporte del gran fichaje albo puede adquirir relevancia. Es lúcido con el balón, generando asociaciones agresivas que otorgan progresión, y su rasgo distintivo es el amplio recorrido de ida y vuelta.

También garantiza compromiso defensivo a toda prueba y su entendimiento del fútbol como un fenómeno total -no solo segmentado al momento de tener la pelota- puede aportar a que definitivamente Colo Colo juegue como lo hacen los equipos de Salas. Oncenas compactas, con un ir y venir veloz y colectivo en la cancha, agresivas al perder el balón y con buen poder de ataque.

Así, por lo menos, fue la última y reconocida experiencia del DT en Perú. Fernández, si está bien por supuesto, claro que puede echar una gran mano al respecto.