Temas del día Más temas

Entrevista AS

Los primeros 80 días de la nueva vida de Martina Timis: "Nunca estuve mal"

La joven de 18 años sufrió un grave accidente el 29 de septiembre en Argentina, sin embargo afronta el proceso de rehabilitación con un admirable carisma.

La joven de 18 años sufrió un grave accidente el 29 de septiembre en Argentina, sin embargo, afronta el proceso de rehabilitación con un admirable carisma.
Martina Timis

El domingo 29 de septiembre, en Santiago del Estero (Argentina) se realizaba el Campeonato Mundial de Bicicross. Allí, la seleccionada chilena Martina Timis tuvo un grave accidente que la ha tenido hospitalizada durante dos meses y medio.

Inicialmente, Martina no podía mover sus extremidades con normalidad y día a día comenzó a tener avances con la rehabilitación: ahora puede mover sus brazos sin problemas e incluso puede andar en silla de ruedas. Ella mantiene la esperanza de poder volver a caminar.

La joven de 18 años recibió a AS en su habitación del Hospital del Trabajador (ACHS), donde ha realizado toda su rehabilitación post operatoria tras llegar a Chile, y de inmediato sobresalió su gran carisma. 

Precisamente esas dos características han sido claves en su rehabilitación, desde el día siguiente al accidente en Argentina: "Nunca estuve mal, he estado bien y cada día que pasa me siento mejor. Quizás ahora valoro más las cosas, pero en verdad siento que sigue siendo todo igual por el momento", aclaró Martina desde el principio.

Su actitud para afrontar las consecuencias del accidente son admirables y su madre explica de dónde viene este carácter tan positivo: "Con Martina hemos decidido honrar el proceso que estamos viviendo, aceptarlo y así la vida nos entregue cosas lindas de vuelta. No quiere decir que no hemos tenido pena o que no nos hemos sentido frustrados, porque son emociones que fluyen, pero ahí también está la madurez emocional que hemos querido transmitir".

En el Hospital del Trabajador también ha llamado la atención, de forma positiva, de todos los médicos y terapeutas que la han ayudado en la rehabilitación, quienes comentan que su actitud sobresale de la que tienen los demás pacientes: es propositiva, con mucha fuerza y garra y siempre tiene una sonrisa.

Precisamente ese es el mensaje que Martina quiere transmitir y el mejor ejemplo que puede dar, según su madre: "Puede seguir con su vida 'normal', al final los límites los tiene uno en la mente. Lo que te pase lo tomas como un aprendizaje o como un retroceso, eso depende netamente de cada uno".

Martina pudo dejar el hospital para ir a pasar Navidad en su casa y luego continuar la rehabilitación. Incluso días antes salió a comprar regalos con su familia, en una jornada que dejó agotada a su madre y a sus hermanos. Martina no dudaba en hacer bromas: "Yo estoy de lo mejor, sentada (en la silla de ruedas)". Además, la madre relató que luego de eso la estaban esperando en el hospital para un masaje de relajación. "No vayan a interrumpir mi spa", relataba entre risas la joven deportista. 

Lo que viene para su futuro

Martina comenzará con la rehabilitación ambulatoria tras haber terminado el proceso post operatorio que recibió en el Hospital del Trabajador: irá a Teletón y también buscarán procesos alternativos para agotar todas las instancias. "No conozco Teletón, pero vamos a ir para allá, dicen que es buena y estamos invitados, nos están esperando. Nos ayudaron con una silla también y vamos a ir a hacer la rehabilitación para allá. Además va a ser más cómodo porque nos va a quedar cerca de la casa (vive en Quilpué y asistirá a la sede Valparaíso), porque viajar a Santiago es más complicado", contó la joven.

Martina se tomará el año 2020 para estudiar inglés y quizás tener clases en un preuniversitario, aunque aún no tiene ninguna carrera en mente. Ella tiene claro que quiere seguir ligada al deporte: "Yo creo que voy a empezar yendo a la pista de bicicross, acompañando a mis hermanos a los entrenamientos y a estar metida en las carreras. Capaz más adelante pueda hacer algo más, dependiendo de todo, porque por ahora no conozco los deportes paralímpicos que pueda realizar".

¿Por qué el Hospital del Trabajador?

Desde el momento del accidente, los padres de Martina comenzaron a averiguar a qué centro médico podían llevarla en Chile para realizar todo el proceso operatorio y de rehabilitación, y le preguntaron a varias personas para tener una opinión objetiva. Todas apuntaron al Hospital del Trabajador.

Una de aquellas personas fue Gustavo "Guga" Ortiz, que también se trató en este centro cuando tuvo su accidente, en 2017. De hecho, el mismo doctor que operó a 'Guga' fue el jefe médico de la operación de Martina, el doctor Juan Carlos Vélez.

Tanto Martina como su madre destacaron el calor humano que recibió en todo momento en este centro, por parte de las enfermeras, terapeutas y todos los médicos que la ayudaron en el tiempo que estuvo allí, trabajando con la rehabilitación. Incluso le dedicaron un video tras su alta del hospital. Pese al grave accidente, Martina sigue siendo feliz.