Fútbol Nacional

El exitoso plan de fichajes que ha hecho renacer a La Calera

Desde su ascenso, el cuadro cementero ha modelado una clara estrategia a la hora de elegir a sus refuerzos. Todos han funcionado.

Santiago García, jugador argentino con pasado en el Werder Bremen de Alemania, se transformó en el último golpe de mercado de La Calera, lo que confirma la exitosa estrategia del cuadro 'cementero' a la hora de fichar: buscar futbolistas extranjeros de renombre que no viven un buen presente y revalorizarlos en la liga chilena.

2018: arquero y goleador con cartel más un fichaje mediático

Gabriel Arias, argentino-chileno de Defensa y Justicia, tenía cartel en Argentina, pero quería estar más cerca de la Roja y aceptó ir a préstamo a La Calera, pese a que se trataba de un elenco recién ascendido. De ahí, la historia ya es conocida. Fue figura, Rueda lo empezó a considerar y tras un semestre fue comprado por Racing en US$ 1 millón.

En ese mismo año, la escuadra 'cementera' apostó por Brian Fernández, un jugador que ya había agotado todas sus opciones en Argentina tras indisciplinas y problemas con las drogas. Sin embargo, en Chile rindió de inmediato y tras solo seis meses fue vendido al Necaxa. Luego, Portland Timbers llegó a pagar 12 millones de dólares por su pase. Hoy está en Colón.

El tercer nombre fuerte que fichó para ese 2018 fue Pablo Alvarado. Tras obtener títulos con San Lorenzo y Racing, llegó desde Defensa y Justicia para transformarse en el líder de la zaga. Asumió como capitán y el equipo acabó clasificando a la Copa Sudamericana. En este 2020 partió a Independiente del Valle.

A mitad del 2018 fue el turno de Thomas Rodríguez, quien registraba un paso por el Genoa de Italia y el Vitoria Setubal de Portugal. El volante destacó de inmediato y aunque sigue en el plantel calerano, las ofertas podrían devolverlo a Argentina.

Otro que llegó esa época fue Gianluca Simeone, hijo del 'Cholo' que causó gran impacto mediático. De hecho, el propio DT viajó a La Calera para ver en acción al delantero, algo que revolucionó a la ciudad. Sin embargo, pese a las expectativas, el joven sólo sumó minutos en Copa Chile y se marchó sin trascender.

2019: Larrondo y Bou, ataque de lujo

En la temporada pasada, el club calerano puso todas sus fichas en un ataque top: Marcelo Larrondo y Walter Bou. El primero dejó atrás todas las dolencias físicas que le impidieron rendir en River Plate y se transformó en figura del equipo jugando gran parte de los partidos. Ahora está muy cerca de fichar en Tigre y jugar la Libertadores.

En el caso de Bou, buscaba dejar atrás un fallido paso por Boca Juniors, donde había llegado como figura tras buenos torneos con Gimnasia y Esgrima de La Plata. El argentino rindió de inmediato y a los seis meses volvió a Argentina para jugar en Unión de Santa Fe.

Augusto Batalla fue el tercer jugador de renombre que llegó al club. En su momento fue sindicado como la gran joya de River para el arco, pero un par de graves errores lo hicieron salir del Monumental. Llegó a La Calera desde Atlético Tucumán y recuperó su nivel. Este 2020 lo jugará en O'Higgins.

Luego, en la mitad del 2019, firmó Nicolás Stefanelli. El atacante había sido figura en Defensa y Justicia y en 2017 pasó al AIK Solna de Suecia. Llegó a la Quinta Región como jugador libre y fue confirmado en el plantel para esta nueva temporada.