Entrevista AS

"Pude ser temporero": la cruda historia del chileno que partió a Bolivia

Óscar Salinas (31) jugó toda su vida en Chile, pero ahora destaca en Oriente Petrolero, donde vive su primera experiencia en el extranjero.

"Pude ser temporero": la cruda historia del chileno que partió a Bolivia
@maissenitaa

A sus 31 años, Óscar Salinas está viviendo una nueva etapa en su carrera profesional. El delantero que pasó por Deportes Melipilla, Everton y Deportes Iquique, entre otros, afronta su primera experiencia en el extranjero y en un club con tradición en Bolivia: Oriente Petrolero, donde de a poco se gana un lugar con Pablo 'Vitamina' Sánchez.

"Le agradezco mucho al técnico. Se ha portado muy bien conmigo. Confía mucho en mis capacidades, aunque también sé que es una responsabilidad grande para mi. Tengo que responderle", dice el atacante en conversación con AS Chile desde Santa Cruz de la Sierra. 

En Bolivia, Salinas se encontró con uno de los clubes más grandes del país y que está disputando la Copa Sudamericana. En la ida frente a Vasco da Gama jugada en Brasil, su equipo dominó al gigante de Río de Janeiro, pero no pudo lograr marcar como visitante. Eso sí, dejó abierta la llave para la vuelta.

"Se está valorizando más el fútbol boliviano. Nos fuimos a parar de igual a igual allá. Este es un equipo grande y es muy motivador jugar aquí. Nos venimos con un 1-0 que nadie pensaba", añade antes de recordar la gran chance de gol que tuvo en Río.

"La he visto mil veces. Me apuré en querer buscar el primer palo porque vi al arquero fuera de posición y lamentablemente le pegué con el taco. Me ha dado vueltas porque sirve para darle un envión al equipo", dice. 

-¿Esperaba esta oportunidad ya con 31 años?
-Sinceramente no. No me esperaba esta linda oportunidad de jugar una copa y más cómo jugamos ante Vasco. Se perdió por un gol en offside y además sometimos a un equipo brasileño en su casa. Quedamos conformes con lo que hicimos pero con el mal sabor de no haber podido llevarnos un resultado mejor. 

-¿Fue fácil tomar la decisión de ir a Bolivia?
-Dudé un poco por la edad, pero no por mí, sino para los que están detrás mío, que es mi familia. Fue casi un mes que estuve solo. Soy muy apegado a mi familia, y estar un mes sin ellos fue muy duro... se te pasa por la cabeza irte. Estamos luchando por adaptarnos al clima, al colegio de los niños, adaptarnos a la cultura del país.

-¿Lo sigue pasando mal?
-Ahora que estoy con mi familia cada día me siento mejor. Sí reconozco que se te pasa por la cabeza devolverte, ver otro equipo en Chile, ya con mi edad te sientes más sentimental. Tengo una abuela de 100 años, que me ha criado, y ahora no la puedo ver seguido y sientes que vas perdiendo el tiempo de pasar momentos con ella. Lo otro es que siempre estás pendiente de querer lo mejor para la familia. Mis hijos pasaban los días jugando con sus primos... Yo puedo dormir bajo un puente, pero ellos deben tener lo mejor. Yo soñé con ser futbolista de chico, de dormir con la pelota y soñar con ser profesional. Veía los partidos del barrio y cuando se me dio la posibilidad de llegar a Primera no la quise soltar. No tengo mucha cabeza para los estudios, entonces era esto o ser temporero. Le gané a la vida. Pude cumplir mi sueño. Y es por eso que quiero seguir luchando por más que tengas dos cosas que te dan vuelta en la cabeza: o irme o quedarme.  

-¿Su historia le da más fuerzas para aprovechar esta oportunidad?
-Es que tienes que ser fuerte, porque después ves a jugadores de Segunda o Tercera que se cansan de luchar y después piden oportunidades. Muchas veces te dan ganas de tirar la toalla, pero tengo claro que este es mi sueño. 

-¿Cómo lo ha recibido el país?
-Muy bien. Santa Cruz es muy hermoso, una ciudad muy tranquila, pero se me ha hecho difícil la adaptación. Por ejemplo, si quieres ir a visitar a tus familiares se hace más complejo, también se te hace difícil lo cultural, encontrar colegio, un arriendo, pero eso ya está solucionado. Estoy luchando día a día. Mis compañeros me han aceptado de muy buena manera. Es gente muy humilde. Cada vez me siento mejor. Ver a mis hijos felices, que están motivados con vivir aquí y ver a mi señora contenta, me motivan para mejorar.

-¿Le ayudó a tomar la decisión ver el exitoso paso de otros chilenos por la liga?
-Ayuda bastante que el nivel de los compatriotas haya sido muy grande. Ronnie (Fernández) y la 'Araña' Olivares estuvieron muy bien, entonces eso te va abriendo puertas.

-¿Se adaptó al juego de la liga?
-Jugar acá es complicado para los que no estamos acostumbrados a las condiciones. Pasa rápido la pelota, cuestan los controles, es otro tipo de juego. A veces se ven unos golazos poco comunes porque se aprovecha la altura.  

-¿Le costó dejar Iquique?
-Sí, porque se portaron muy bien conmigo. Le agradezco a los hinchas, al presidente, al cuerpo técnico y en especial a mis compañeros por su gran calidad humana. A Diego Fernández, Kevin Mellado, César Huanca, Matías Donoso, Hans Salinas, Juan Pablo Miño y Matías Blázquez sobre todo, porque formamos una relación excelente. 

-Usted participó activamente en el estallido social que surgió el año pasado. ¿Sigue al tanto de lo que ocurre en los estadios chilenos?
-No puedo estar al margen de lo que pasa. Es una lastima que no haya responsables en la muerte de ese hincha de Colo Colo (Jorge Mora) que fue a ver al equipo. Ya no es una protesta pacífica, están pasando los limites. Lo que pasó en Católica, por ejemplo. No es un tema de Carabineros, es un tema de delincuentes. Estoy a favor del movimiento y que sea pacífico. Me pone triste porque amo a mi país, avanzamos bastante y verlo destruido por manifestaciones no justificadas... espero que todo mejore pronto.