U. DE CHILE

Inter, sin forzar, eliminó a la U de la Libertadores

Un error amateur condenó a la Universidad de Chile, que tuvo siempre que remar desde atrás. No le alcanzó y se fue tempranamente de la Copa.

Inter, sin forzar, eliminó a la U de la Libertadores
MAX PEIXOTO/DIAESPORTIVO/PHOTOSPORT MAX PEIXOTO/DIAESPORTIVO/PHOTOSPORT

La Universidad de Chile quedó eliminada de la Copa Libertadores a manos de Internacional de Porto Alegre, que se impuso por 2-0 en el partido de vuelta por la segunda fase del torneo.

El partido comenzó con un Inter plantado en campo azul. Buscando que Andrés D’Alessandro tuviera contacto con la pelota, con Paolo Guerrero como eje de ataque y teniendo constantemente el aporte ofensivo de Edenilson, Rodinei y Moisés, el elenco colorado metió atrás a la U.

El equipo de Hernán Caputto hizo lo posible por salir del fondo, pero el balón le duraba muy poco. Si bien Víctor Cuesta tuvo la primera, en una patriada donde recuperó y al enfrentar solo al debutante Cristóbal Campos desvió, luego Internacional buscó por arriba, con centros que siempre causaron incomodidad en la zaga azul.

En la última parte del primer tiempo, cuando la Universidad de Chile ya se asentaba en el Beira Rio y parecía acostumbrada al ritmo del partido, vino el error compartido que costó el 1-0: Campos se la dio a Diego Carrasco con tres marcas bastante cerca, el ex Coquimbo Unido controló mal de derecha y se le levantó la pelota, perdiéndola ante la aparición de Gabriel Boschilia (que había ingresado a los 14’ por un maltrecho Patrick) que simplemente le puso el borde interno al balón para marcar de zurda el primero de la jornada.

Para el segundo tiempo, con lo ingresos de Gonzalo Espinoza y Franco Lobos intentó empujar algo más, pero igual le costó mucho generar peligro: Recién al minuto 70’, un ataque que partió por la izquierda, terminó con Camilo Moya ganando una segunda pelota y lanzando por alto, sin peligro, en el primer remate de los azules.

Sin embargo, Inter no pasó zozobras y a los 75 minutos definió el partido tras una patriada de Marcos Guilherme, que minutos antes había sustituido a D’Alessandro.

En definitiva, un Inter a media máquina, sin forzar, venció 2-0 a una Universidad de Chile que pareció dar el máximo, pero que no le sirvió para competir.