Los secretos detrás del éxito de 'Mito' Pereira

Tras meter el putt, el golfista chileno Guillermo “Mito” Pereira, tira su jockey lejos y celebra su reciente victoria en Colombia, triunfo que lo acerca al PGA Tour. Era el logro tras mucho tiempo de frustración, pero también el resultado de un largo trabajo sobre nuevos elementos.

Y uno de los pilares de esta reinvención tiene que ver con su entrenamiento mental, factor cada vez más estudiado y considerado por los deportistas. El golf, al ser un deporte individual, de mucha precisión, de mucho análisis y que no tiene oposición (el golfista no se enfrenta directamente, ni interactúa, con su rival durante la competencia) requiere de un desarrollo mayor de habilidades mentales. El golfista pasa la mayor parte del tiempo, durante su competencia, en contacto consigo mismo. Su única comunicación es prácticamente con él.

Por ello es que parte de la reinvención de Pereira es la neurociencia, disciplina con mucho auge en los últimos 10 años, y que ha provisto de interesante información acerca de cómo funciona el cerebro de un deportista. Aún no existe una teoría general del cerebro. Es decir, todavía no podemos establecer parámetros de cómo funciona, pero si podemos determinar en qué parte exacta se generan y se gestionan cada una de las acciones que realiza un atleta. ¿Pero eso es todo? No. Hoy sabemos que un cerebro “sano”, es decir, que tome buenas decisiones, necesita una mente que lo apoye eficazmente. Se ha podido determinar de manera científica que los pensamientos y las emociones son tan potentes, que pueden influir sobre el cerebro, modificándolo no solo en términos de su funcionalidad, sino que además, físicamente.

Por ello, la neurociencia hoy es un gran complemento para el trabajo psicológico, pero no debe ser parte exclusiva del entrenamiento mental de un deportista, ya que, poner el foco sobre los pensamientos que se tienen en torno a lo que está sucediendo en una competencia, o hacia una determinada emoción es fundamental para utilizar el cerebro eficazmente. La neurociencia permite conocer y evaluar el funcionamiento cerebral, pero muchas de las modificaciones se deben hacer desde lo psicológico, ya que, en ocasiones, las dificultades deportivas de un jugador, tienen relación con aspectos volitivos, motivacionales, estrés, ansiedad, manejo de la rabia, de la frustración, etc. todo elementos psicológicos, que finalmente dan origen a determinadas acciones en el cerebro.

Por tanto psicología y neurociencia van de la mano. Ambas disciplinas debieran conformar el entrenamiento psicológico de un deportista, ya que, el manejo adecuado de los factores psicológicos que intervienen en una competencia son fundamentales para tener un cerebro sano. Por eso, el conocimiento de cómo funciona el cerebro es muy importante para saber qué aspectos y de qué forma debemos trabajar en lo psicológico.