Mario Salas

"¿Qué vamos a esperar: que salga alguien muerto de una cancha?"

El DT de Colo Colo señaló que hoy quedó demostrado que no se puede seguir jugando al fútbol en Chile. "Me apasiona el fútbol pero a costa de cualquier precio no".

Mario Salas dejó en claro su posición: no quiere seguir jugando al fútbol. El DT de Colo Colo señaló que luego de los graves incidentes que marcaron el clásico entre los albos y Universidad Católica, no están las condiciones para jugar de forma profesional. 

"Así no se puede seguir jugando fútbol. ¿qué vamos a esperar: qué salga alguien muerto de una cancha? Me apasiona el fútbol pero a costa de cualquier precio no. Se jugó con fuego. Hay que pensar, reestructurar, pero no estamos preparados. No voy a esperar que a uno de mis jugadores le pase algo peor que lo que le pasó a Nicolás Blandi", dijo en conferencia de prensa.

"Uno tiene los antecedentes de partidos que se jugaron al límite. Católica-O'Higgins, por ejemplo. Nosotros esperábamos tener otra forma de fiscalización, pero sin duda que tenemos que velar por la seguridad de los jugadores. Este debe ser el punto de inicio para mejorar. Yo no sé cómo los jugadores mantuvieron la concentración con lo que pasó. Nos lleva a esto, algo condenable y totalmente ilógico. La seguridad de los jugadores es lo más importante en estos momentos", añadió.

Respecto a sus sensaciones luego de la suspensión, el 'Comandante' comentó que "es una pena tremenda ver que a un jugador tuyo le llegue un proyectil (...) no esperamos eso de nuestra hinchada de nuestra gente. Es una mezcla de sentimientos: pena, incertidumbre...", señaló.

Salas insistió con su posición de no jugar al fútbol. "Las decisiones que se vayan a tomar a futuro tienen que ser tomadas por las autoridades, pero el ejemplo de hoy es que no se puede jugar. A Nico le pudo llegar un proyectil al cuerpo. El fútbol no se puede jugar a cualquier precio. No puede seguir así. No se puede dar el espectáculo que corresponde y el que merece los hinchas".  

Análisis del partido

Salas, además, se refirió al desarrollo de los minutos que se lograron jugar. "La verdad que uno no sabe por dónde empezar (...) El primer tiempo estuvo parejo. Los primeros 15 minutos empezó mejor Católica, pero después equiparamos. Después de los primeros minutos de ellos y cuando se comenzó a equiparar, pasó esto (los incidentes)... estoy muy apesadumbrado. Son situaciones que uno nunca ha vivido y espera no vivir, sobre todo en nuestro estadio. Pudo haber pasado a mayores", comentó.

"El primer tiempo controlamos bien la salida de Católica. Le cortamos los espacios, la presión fue tal cual la habíamos pensado y en el segundo tiempo nos desordenamos y quedamos partidos y Católica lo aprovechó", finalizó.