Colo Colo 0- U. Católica 2

La violencia gana el clásico entre Colo Colo y Católica

Universidad Católica ganaba con comodidad el clásico 2-0 ante Colo Colo, hasta que Nicolás Blandi fue agredido por su propia barra. Fue suspendido a los 71'.

El clásico entre Colo Colo y Universidad Católica fue suspendido a los 71 minutos, cuando los cruzados ganaban cómodamente 2-0, tras la agresión sufrida por el delantero albo Nicolás Blandi. El artillero recibió petardos lanzados por la propia hinchada del Cacique.

Universidad Católica fue superior en los primeros minutos y perfectamente pudo abrir la cuenta. A los 4' Fernando Zampedri cabeceó a las manos de Brayan Cortés, a los 5' Edson Puch desvió un tiro desde fuera del área y a los 6' César Fuentes se cruzó justo para evitar el gol del ex Pachuca.

El Cacique también tuvo lo suyo, como un disparo de Leonardo Valencia que se fue demasiado elevado a los 8'. El partido era entretenido y de buen ritmo, hasta que ocurrieron los incidentes. El encuentro estuvo detenido siete minutos, por manifestaciones de los hinchas albos.

Mario Salas les gritó a sus dirigidos: "Tranquilos, que ya equiparamos el partido". Y tenía razón. Valencia casi sorprende a Dituro con un gol olímpico (34') y Juan Manuel Insaurralde disparó un zurdazo al travesaño (43'). En la jugada siguiente, se produjo la gran polémica.

Leonardo Valencia cometió una falta a Edson Puch dentro del área y el juez Piero Maza recurrió al VAR para revisar la jugada. "Ahí está primero el contacto de Leo Valencia, toca el balón y después toca al jugador Puch. Eduardo (Gamboa), confirmo mi decisión, voy con tiro de esquina", señaló Maza a su colega. 

A los 26 segundos de la etapa final, la UC abrió la cuenta. Fue un doble error de los laterales albos. Gastón Lezcano le ganó la espalda a Ronald de La Fuente, quien ya había regalado el balón, y su centro fue conectado de cabeza por Luciano Aued. 'Luli' superó en el salto a Óscar Opazo.

Salas intentó cambiar la historia, pero el ingreso de Gabriel Suazo por Branco Provoste fue inútil. La UC encontró el segundo gol tras un error en la salida de César Fuentes. César Pinares tomó el balón y nadie lo detuvo, hasta que sacó un zurdazo ajustado que dio en el palo antes de entrar en la portería de Cortés. Golazo, pero luego vino lo peor. La violencia que le ganó al fútbol. Y sin público visitante...