Entrevista AS

De jugar contra Hulk y Witsel a Tercera: el refuerzo 'europeo' de Recoleta

Gerson Acevedo estuvo casi 9 años en Europa. Jugó en Rusia, Kazajistán, Lituania y Armenia y hoy podría debutar en Recoleta de la Segunda División.

Tras una larga aventura en Europa oriental, Gerson Acevedo volvió a Chile luego de haber jugado en Rusia, Kazajistán, Lituania y Armenia. Antes de la pandemia se sumó a las filas de Deportes Recoleta y con el retorno de la Segunda División, está listo para su debut.

Precisamente luego de una sesión de entrenamiento en el club que dirige Felipe Núñez, antes de la pausa por la pandemia, el volante atendió a AS para hablar sobre sus años en Colo Colo, Europa y lo que viene para su futuro.

- ¿Cómo se da su fichaje por Recoleta?
- Llegué en mayo del 2019 a Chile, empecé a entrenar con unos amigos en la Ciudad de Zamorano y se dio esta posibilidad de venir a Deportes Recoleta porque conocía a Felipe Núñez y a varios amigos que están jugando acá también.

- ¿Qué es lo que más destaca de su largo paso por Europa?
- Mis mejores años fueron los que estuve en Rusia, jugando en buen nivel, también pasé por Kazajistán, por Lituania, que también tuve un año muy bueno. El nivel es súper competitivo, hay ligas muy buenas, jugadores extraordinarios que están afuera y es muy bonito todo lo que se vive, no hay nada mejor que estar en Europa. Me quedo con la satisfacción de haber conocido muchos países, de haber jugado en una gran liga. En general se vive súper bien, es tranquilo y diferente a lo que pasa acá.

- ¿Cómo se dio la oportunidad de llegar al fútbol de Rusia?
- Mi representante me quería ver jugar en un equipo que estaba haciendo pruebas en Rusia cuando estaba en Puerto Montt. Acabó el año y me dieron la posibilidad de ir, tuvimos unos partidos y pude firmar el primer contrato. El primer año fue el más difícil para mí en todo sentido, pero después se me abrieron mucho más las posibilidades de seguir jugando allá, hubo opciones de otros equipos y ahí me pude mantener hartos años en Rusia.

- ¿Tiene alguna anécdota que se pueda contar sobre sus largos años en Europa?
- Las anécdotas no se pueden contar mucho, pero es entretenido. De repente por el tema de idioma siempre te van a enseñar cosas que no puedes decir, entonces me pasó muchas veces que me equivocaba con mis profesores, o decía cosas que no debía.

- ¿A qué jugadores reconocidos pudo enfrentar durante su paso por la liga de Rusia?
- En Rusia los equipos grandes tenían grandes jugadores, en Zenit estaba Hulk, Danny, jugadores de muchísimo nivel. Estuvo Mark González en el CSKA, pero no pude compartir tanto, porque las distancias son grandes y es muy difícil hacer amigo con otros clubes. Pero jugué contra Witsel por ejemplo, que también estaba en Zenit, era una liga muy buena.

- Cuando entraba a la cancha y veía a estos grandes jugadores, ¿qué sentía?
- Fue un sueño, cualquiera querría enfrentarse a estos jugadores y vivirlo. Yo también soy de una población de media para abajo, entonces llegar a un equipo grande o llegar a un lugar donde te encuentras con jugadores que son figuras, que son seleccionados y la están rompiendo, es algo nuevo y más te motiva a seguir haciéndolo bien. Fue una bonita experiencia, se aprende mucho, son futbolistas que están en otro nivel.

Sus recuerdos en Colo Colo y un reencuentro

-¿Qué recuerda de sus años en Colo Colo?
- Ya hay poco contacto con los jugadores que compartí en Colo Colo, cada uno está en diferentes equipos y hay varios que están en gran nivel ahora. Estuve en un Colo Colo que salía campeón casi todos los años, cuando estaba Claudio Borghi, Matías Fernández, el Chupete. Yo era juvenil, estaba tratando de ganarme un puesto en el equipo y me ayudó mucho haber estado en ese plantel, porque eran jugadores de muy buen nivel.

- En Recoleta se vuelve a encontrar a Matías Rubio, un viejo amigo suyo. ¿Qué opina de poder volver a jugar con él tras tanto tiempo de amistad?
- Nos conocemos desde los 13 o 14 años, jugábamos en contra, él en la UC y yo en Colo Colo, y claro, estuvimos casi todos los años siendo rivales hasta que nos hicimos amigos. Después me tocó ir a Rusia, él también llegó a mi equipo, estuve en Kazajistán también con él, y ahora se nos da la posibilidad de estar juntos acá. Es una excelente persona, un buen jugador, y siempre ha estado para apoyarme, incluso él me animó ahora para venir a jugar acá y seguir en el fútbol, me ha apoyado bastante en mi carrera, es un excelente amigo.