Nada es imposible...

Septiembre de 2009. Repechaje al grupo mundial de Copa Davis ante Austria en la Medialuna de Rancagua. Chile, diezmado por la baja de Fernando González, le ganaba dramáticamente al equipo de Jurgen Melzer y Stefan Koubek después de que Nicolás Massú conquistara el quinto punto en más de cinco horas de partido. Eufórico y exhausto a la vez, el hoy capitán chileno despacharía la célebre frase cuyo remate bien conocemos.

Once años después, el equipo nacional afronta otra eliminatoria relevante golpeado por las ausencias de Cristián Garín y Nicolás Jarry. Una merma significativa, pero que no tiene por qué traducirse en una derrota segura ante Suecia. El crecimiento de Alejandro Tabilo y Marcelo Tomás Barrios y el ajuste al formato, que al acortar los partidos permite sostener la serie con dos jugadores, anticipa un match competitivo y donde los nuestros tienen mucho que decir.

El análisis, obviamente, sitúa a Suecia como favorito a partir de su localía y la condición de top 100 de Mikael Ymer (67°). El menor de los hermanos viene con ritmo tras jugar seis torneos en 2020 y alcanzar, con 21 años y 5 meses, el mejor ranking de su carrera. Robin Soderling, el capitán escandinavo, cuenta con sus dos puntos y apuesta a una victoria en el dobles donde el veterano Robert Lindstedt (79° en la especialidad) es prenda de garantía gracias a su notable record de 14 triunfos y 3 derrotas. Elías Ymer (202°), a su turno, es una toda incógnita ya que solo disputó un challenger en Australia a comienzos de año.

Pese al escaso tiempo de preparación en la pista dura bajo techo del Royal Tennis Hall de Estocolmo, a Barrios y Tabilo no les costó adaptarse. Especialmente a Tabilo que se formó en Canadá y Estados Unidos y cuyo tenis fluye sin contratiempos en este tipo cancha. Para Barrios, por su tipo de juego, metido en la cancha, con tiros planos y semiplanos, tampoco es inconveniente. De hecho, muchas veces armó su calendario privilegiando los torneos en hardcourt por sobre las canchas de arcilla. Ambos están preparados para la batalla. Y vienen de jugar a más de mil metros de altura lo que favoreció la transición. Solo queda confiar.

La esperanza de Chile tiene múltiples escenarios pero descansa básicamente en el triunfo de Tabilo sobre Elías Ymer este viernes y en una victoria en el dobles sabatino. Esto, no significa en absoluto que Barrios y Tabilo carezcan de opciones frente al número uno de Suecia, pero pone el foco en los partidos que en teoría son más abordables. El equipo de Massú necesita llegar vivo al quinto punto para que Barrios intente derrotar al 202 del mundo y saque pasajes a las Finales de Copa Davis de fines de noviembre.

Que Tabilo y Barrios hayan ganado por primera vez un partido en un ATP 250 y alcanzado las semifinales de dobles fueron la mejor noticia en la previa de este enorme desafío. Ahora Tabilo y Barrios deben confirmar (sí, confirmar porque ya demostraron que pueden jugar muy bien por el país) que no les pesa la camiseta. Porque pese a que Chile es visita, no cuenta con Garín y Jarry, enfrenta a un top y le impusieron la superficie y las pelotas, ya lo dijo Massú: nada es imposible, ni una…!