La gran lección de Valdés

Jaime Valdés tiene 39 años, Williams Alarcón, 19. 'Pajarito' fue figura ante Colo Colo y corrió como si tuviera 20. El canterano albo pasó casi inadvertido durante los 90 minutos. Valdés brilló en la Serie A de Italia por 12 años, dejó huella en el Cacique con seis títulos y sigue demostrando que es irreemplazable. 'Willy' sólo suma ocho partidos como titular y en La Portada pudo tener la gran oportunidad de su vida, pero la desaprovechó.

Son diferencias gigantes entre las viejas y las nuevas generaciones, porque el conformismo hace mella en los de menos edad. Ellos repiten una y otra vez que "quieren llegar a Europa", pocos dicen "me gustaría brillar acá, consagrarme y recién ahí partir". Claro, hoy es más fácil irse, a cualquier lado y a cualquier categoría del Viejo Continente, eso da lo mismo. No les importa ser campeón en el equipo que los formó, solo quieren jugar uno que otro partido y que un representante le consiga equipo en el extranjero.

Y esa es la clave para tener una carrera exitosa. Valdés volvió a Chile y dejó una huella imborrable en Colo Colo. Si es conflictivo o no en el camarín, nunca lo sabremos con certeza. Y cuando no hay seguridad sobre cómo fueron los hechos, siempre es mejor no opinar. Lo que sí es evidente es la calidad del volante. "Estaba muy viejo", era uno de los argumentos para no renovarle en Macul. Un motivo demasiado facilista y, a la luz de los hechos, totalmente errado.

Hoy demostró que corre más que un joven de 19 y que tiene más hambre que cualquiera. Es el tipo de jugador del que hoy carece Colo Colo, porque el cuadro albo es, sin duda, un Cacique sin caciques. Y esa impronta se tiene o no se tiene. No se consigue ni se desarrolla con el tiempo.