Un DT defensivo para Colo Colo

Colo Colo debe aceptar la realidad. Hoy está lejos de ser un equipo avasallador a nivel nacional y dentro de Sudamérica es un elenco menor. Del buen pasado en copas internacionales, poco queda. Por eso, es hora de pensar bajo ese contexto a la hora de elegir un nuevo entrenador.

El Cacique precisa de un DT que privilegie lo defensivo, el orden, la seguridad y el pragmatismo. Ese debe ser el nuevo sello del equipo albo. Ya no ganará con la camiseta ni con la jerarquía, porque en el plantel actual esto último escasea. Tiene buenos jugadores como Valencia, Blandi, Mouche o Bolados, pero por ahora ninguno tiene el peso de Valdivia, Valdés u Orión.

Y hasta ahora los nombres para suceder a Salas han apuntado en ese sentido: Scolari, Quinteros y Alfaro han sido exitosos bajo esa fórmula. Dudamel, él último en sumarse a la lista, también privilegia armar sus equipos de atrás hacia adelante. Y así debe jugar Colo Colo. Eso no es un pecado. Ya no hay espacio para el romanticismo del fútbol ofensivo, el juego vistoso y el salir jugando de manera vistosa siempre. Hoy Colo Colo necesita ganar, ordenarse, ser efectivo y resguardarse.

En el ámbito internacional debe jugar de chico a grande, de eso no hay duda. La historia reciente así lo indica. En la Libertadores 2018, por ejemplo, Héctor Tapia logró pasar de ronda tras 11 años con un planteamiento ultradefensivo ante Atlético Nacional. Y el DT fue vilipendiado. "Colo Colo no puede jugar así, es un grande del continente", decían los más nostálgicos. Falso. El Cacique ya no es un grande a nivel sudamericano.

En el torneo local, en tanto, hoy por hoy el cuadro albo está muy por debajo de la UC y equipos como La Calera, Curicó, Audax o Unión muestran un mejor aspecto que los blancos.

Así, queda muy claro. El nuevo DT debe ser defensivo, aunque a muchos no les guste. En este momento, y casi siempre, es más importante ganar que jugar bonito. Cumplir objetivos es lo importante y queda en la historia, no de qué forma se salía jugando desde atrás o cuánta posesión de balón se tiene en los partidos.