El impacto del coronavirus en los planes de la Roja

La inminente decisión de la FIFA de suspender las clasificatorias de fines de marzo en Sudamérica no deja de ser una buena noticia para la Selección. Además de atender razonablemente una coyuntura de salud mundial le dará, al menos, un par de meses adicionales de trabajo a Reinaldo Rueda y a los jugadores la posibilidad de mejorar sus actuales prestaciones. 

A Chile, sabemos, no le sobra nada y cada detalle cuenta un montón. Alexis, por ejemplo, podría ser el mayor beneficiado ya que tendrá mayor continuidad entre la liga y la Europa League, sobre todo, en un momento en que los medios italianos cuestionan el bajo rendimiento de Lautaro Martínez por tener en su cabeza un eventual fichaje por el Barcelona más que el presente del Inter. Y es que por mucho que en Europa se publique que el cuadro lombardo no haría uso de la opción de compra por el chileno, la convicción, empuje y profesionalismo del delantero por recuperar su mejor forma, es lo que lo mueve día a día y pondrá al servicio de la Roja.

Tras el profundo y brutal diagnóstico de Rueda respecto de la falta de gol del combinado nacional en el diario Las Ultimas Noticias, queda claro que el tiempo podría ser un buen aliado. En dos semanas más, el equipo habría llegado a Montevideo con Alexis sin continuidad, Eduardo Vargas que volvió a anotar tras cinco meses y no habiendo jugado un partido completo desde mediados de enero y con José Pedro Fuenzalida víctima de una lesión que podría dejarlo sin jugar durante cuatro semanas. Un panorama preocupante que se agrega al tibio inicio de temporada de Felipe Mora y Diego Rubio en la Major League Soccer y a la lamentable baja por largo tiempo de Nicolás Castillo. En ese contexto, el aplazamiento viene bien.

En el radar del técnico cafetalero están hoy Ignacio Jeraldino, Jean Meneses, Angelo Sagal y Martín Rodríguez, cuya continuidad en México les permite entrar en el acotado universo de los elegibles. Ninguno ha descollado, pero su titularidad es un valor para tener en cuenta. Mención especial para Rodríguez quien pese a no actuar como delantero en el Morelia suma tres goles en la temporada. Un volante con llegada que está teniendo un segundo aire en su paso por la liga azteca. Si la postergación de las eliminatorias contribuye a su consolidación, bienvenido sea. Lo mismo si el seguimiento de Niklas Castro o Marcelo Larrondo convence a Rueda de buscar por ese lado.

Los hechos son concluyentes y hay que asumir que a falta de rendimientos relevantes de los delanteros en el extranjero, Rueda tendrá que mirar al campeonato local donde Marcos Bolados y Edson Puch destacan por sobre el resto. De seguro, hubiesen entrado en la nómina. En mayo, septiembre o cuando la FIFA decida arrancar con las clasificatoria, veremos. El llamado para la inmensa mayoría se juega semana a semana.

Pese al precario escenario, por fortuna, la actualidad de los volantes es más alentadora. Fundamentalmente, por la plena vigencia de Arturo Vidal y Charles Aranguiz y la solidez de Erick Pulgar. Diego Valdés, una de las esperanzas del recambio, perdió la titularidad en el Santos Laguna y no acaba de consolidarse pese a su innegable talento.

A ver si estos meses le permiten desplegarse de acuerdo a su potencial. Valdés, Angelo Araos, Pablo Aranguiz, Juan Leiva y Camilo Moya, entre otros, son clave para sostener la cerrera larga hacia Qatar 2022. Esperemos que estos meses de gracia ayuden en sus respectivos procesos y la Roja llegue más armada al debut. En tiempos de individualidades a la baja, Chile debe ser un equipo, una fuerza colectiva, no hay otro camino.