Colo Colo

El ex bicampeón con Colo Colo que se retiró a los 27 y hoy es dueño de un taller mecánico

Cristian Díaz fue parte importante del plantel en la exitosa era de Gustavo Benítez a fines de los '90. "Solo guardo una foto, no vivo de los recuerdos".

0
El ex bicampeón con Colo Colo que se retiró a los 27 y hoy es dueño de un taller mecánico

"Me retiré a los 27 años. Lo que rodea al fútbol es muy sucio, me aburrí. Solo guardo una foto de Colo Colo, no vivo de los recuerdos". Así comienza su relato Cristian Díaz, ex volante del Cacique que ganó los campeonatos del '97 y '98 como pieza importante del exitoso equipo de Gustavo Benítez.

"Jugué los últimos cuatro partidos de ese título de 1998, me tocó reemplazar a Emerson que había partido al Perugia", recuerda. Sin embargo, pese a su buen nivel y a que sumó 34 partidos en total con los albos, su vida dio un giro radical.

Tras no ser renovado antes de la quiebra del 2002, probó suerte en Everton y La Calera, pero ya nada fue igual. "Hay cosas que no me gustan del fútbol, que no son acorde a mi pensamiento. Me gusta lo correcto y había situaciones que me chocaban. Antes los meses duraban 60 días y estar así luchando hasta los 32 o 33 años, ganando poca plata, no tenía sentido".

- ¿Qué hizo tras el retiro y cómo surge lo de tener un taller mecánico?
- Me puse a estudiar para ser entrenador con Waldemar Méndez. Lo otro aparece porque me gustaban los autos y mi hermano tenía un taller, así que me dediqué a eso. Ahora tengo uno en Conchalí, cerca de mi casa. Llevo 15 años trabajando en pintura y desabolladura, trabajo harto, pero lo paso bien. Tuve una escuela de fútbol, pero la cerré por todo lo del estallido.

- ¿Y guarda recuerdos de su etapa como futbolista? ¿Lo reconocen los clientes?
- La verdad es que no vivo de los recuerdos, solo tengo una foto en el taller, pero no me interesa andar diciendo que jugué en Colo Colo. De hecho, mucha gente se sorprende. Sí me queda el privilegio de haber estado en uno de los buenos equipos de la historia de Colo Colo.

- ¿Tiene a algún ex compañero como cliente?
- Viene Álvaro Ormeño, Alejandro Escalona, Waldemar Méndez y algunos amigos de la UC que fueron jugadores. ¿Si les hago descuentos? Claro que sí.

- ¿Ha vuelto a ir al Monumental?
- Fui solo una vez. Mi hija tenía 4 años y me dijo que quería ir. Le prometí ir a un Superclásico y fuimos a ese que Colo Colo ganó con golazo Carlos Muñoz (2012).

Sus recuerdos de un camarín plagado de referentes

- ¿Cómo era convivir en un vestuario con nombres de peso como Barticciotto, Basay, Espina...?
- Teníamos a muchos guías, aprendí bastante de Basay o Arbiza, por ejemplo, me llevaba muy bien con ellos. De Ivo se dice que es pesado, pero era de una sola línea y eso te marca la vida. También conversaba harto con 'Barti, (Mario) Salas me ayudó mucho cuando tuve que arreglar mi primer contrato.

- Muchas veces se dijo que era un camarín muy difícil
- Al contrario. Lo que más rescato era la armonía, el reírse todo el día y trabajar en serio. Los grandes se llevaban muy bien y lo que acompaña y demuestra eso son los resultados.

- Siendo juvenil, ¿le costó mucho encontrar su lugar?
- Recuerdo que Gustavo (Benítez) nos dio una charla en la pretemporada cuando nos subieron. Fuimos a La Serena y notamos que tenía muy clara la película. Nos planteó las reglas desde el primer minuto y fue sincero. Nos dijo 'no los ocuparé a todos, quizá a uno o dos y cuando lo haga no quiero que se note el cambio'.

- Y usted logró ser uno de ellos...
- En un principio era el sexto volante de contención. Estaban Emerson, (Mario) Salas, (Marco) Villaseca, (Juan Carlos) Alegría, (Rodrigo) Sanhueza y yo era el último. Varios de esos partieron, Sanhueza se lesionó y ahí aparecí.