U. DE CHILE

El 'regalón' argentino de Bielsa que pudo jugar en la U y que hoy es empresario y DT

Roy Aníbal González jugó en O'Higgins a inicios de este siglo, pero antes estuvo a un paso de llegar a los azules. Con AS recuerda por qué se cayó el pase y sus inicios con el 'Loco'.

El 'regalón' argentino de Bielsa que pudo jugar en la U y que hoy es empresario y DT
Fulbolero

A inicios de este siglo, Roy Aníbal González fue protagonista de un mercado de fichajes del fútbol chileno. El jugador formado en Vélez tenía prácticamente cerrado su arribo a Universidad de Chile, pero todo se complicó y la operación se cayó. Finalmente fichó en O'Higgins. ¿Cómo fue la situación? El propio ex jugador lo recuerda. 

"Yo estaba en Vélez en ese momento y había salido algo de la U, pero después no se concretó. Nunca supe bien el porqué. Luego me dijeron que había un problema de dirigentes por algún pase de un jugador anterior y terminé yendo a O’Higgins. Si bien futbolísticamente no nos fue de lo mejor, tengo un gran recuerdo de Rancagua, de la gente de ahí. Me trataron espectacular", dice González desde Tucumán a AS Chile.

"Mi idea era tener continuidad, tenía algo de Argentina también, pero el hecho de vivir solo me haría madurar rápidamente y crecer en otros aspectos de la vida", añade.

Roy González -abajo, primero de izquierda a derecha- en O'Higgins. Hizo tres goles.

- ¿Le hubiese gustado llegar a la U?
- Sí, claro. Acá en Argentina se sabe del fútbol chileno y los clubes que más resuenan son la U, Colo Colo y Católica, así que me hubiese gustado, y seguramente no hubiese pasado los problemas económicos que pasé en O'Higgins, pero se dio así y todo pasa por algo. No soy de arrepentirme de lo que pasó o pensar en eso.  

La confusión con el 'Tunga' González

En O'Higgins jugó 20 partidos y anotó tres goles, antes de rescindir por una deuda económica del club rancagüino. Uno de esos tantos fue a un equipo grande.

"Le hice un gol a Católica. Habíamos arrancado mal el torneo y después en la tercera fecha ganamos 4-1. Creo que la recibo del (Aníbal) 'Tunga' González en mitad de cancha y pateo desde lejos y por suerte se clavó al lado del palo. Fue importante por la dimensión del rival. El 'Tunga' era un goleador espectacular. He tenido grandes compañeros y él fue uno de los mejores", comenta. 

- ¿Tiene alguna anécdota con él?
- Mi nombre es Roy Aníbal González y acá en Argentina pensaban que cuando hablaban de Aníbal González era de mí, pero era el 'Tunga' que hizo como 15 goles y pensaban que los había hecho yo (risas). Había que aclararlo y decir la verdad (risas). 

El regalón de Bielsa

Roy González partió su carrera en Vélez, donde hizo las categorías juveniles. Allí coincidió con Marcelo Bielsa, quien lo subió al primer equipo en el que había figuras de la talla de José Luis Chilavert, Cristian Bassedas, Mauricio Pellegrino y Omar Asad, entre otros. "Jugaban solos, había que darles la pelota no más", dice de sus ex compañeros. 

- ¿Qué recuerda de trabajar con Bielsa?
- Tengo recuerdos excelentes con él. Fue el primer técnico que me llevó a la banca en Primera División. No debuté con él, pero lo que conocí de él fue que era un tipo totalmente decente y frontal. Yo era chico y me trataba igual que a las figuras.

- ¿Y le hace honor a su apodo?
- Tal cual. Nunca mejor puesto uno (risas).  

- ¿Alguna historia con él?
- Yo estaba en reserva en ese momento, entrenábamos en lugares diferentes y nos mandaba a llamar. Enviaba un remis (similar a un taxi) para que fuera a buscarnos junto a dos o tres chicos. Y otra que recuerdo es una por mi forma de jugar. ¡Me pegaban cada patada! Y una vez me vino a hablar y me dijo que me levantara más rápido, que me quedaba mucho tiempo en el piso. Y yo le contesté 'Marcelo, cuando duele, duele' (risas). Le dije que no por eso la iba a dejar de pedir y que seguiría jugando. Me trataba de 'usted', pero cuando te tenía que decir algo, era muy frontal.  

Empresario y DT a la vez

Roy González se retiró en 2012 en Cruz Alta, un club de la liga de Tucumán. Además de Vélez, el argentino jugó en Bolivia, Ecuador y Perú, además de Atlético Tucumán y Olimpo, en su país. Cuando dejó el fútbol, no siguió en ese mundo e invirtió en un negocio familiar.

"Después que me retiré puse una panificadora y ahí producimos el pan. Es diferente a la panadería que solo puede ser el negocio donde se vende, por ejemplo. Estuve con eso un par de años y siempre jugando con amigos, pero no trabajaba dentro del fútbol", explica.

Sin embargo, las ganas de dirigir surgieron con el paso del tiempo. "No sabía si me iba a gustar ser técnico, pero cuando empecé me sentí muy cómodo, en mi ambiente", agrega. Hoy es el técnico de Deportivo Llorens de Tucumán. 

"Sigo con la panificadora por las mañanas y en las tardes entreno en el club. A este nivel no se puede vivir solo del fútbol. Los jugadores también; el que no es estudiante debe tener otro trabajo para poder sobrevivir. Hay algunos que solo juegan, pero no es lo ideal", sentencia.