ENTREVISTA AS

"Me quería matar": las anécdotas de Osorio con Olmos y Aránguiz

Alejandro Osorio repasó lo mejor de su carrera y recordó dos episodios particulares. Una "broma" que le hizo a Juvenal y los inicios de Charles.

Alejandro Osorio (43) está alejado del fútbol profesional hace varios años. Hoy, "Janino" trabaja en talleres deportivos en la Municipalidad de Codegua y en diálogo con AS repasó lo mejor de su carrera.

Un imperdible, dice él, es la anécdota que tuvo con Juvenal Olmos cuando recién ascendió al primer equipo de Universidad Católica, a mediados de la década del 90. "Los jugadores más grandes eran bravos. A mí me costaba resistencia y un día pasó volando Juvenal por el lado mío y no me dijo bonitas palabras, ahí te trataban mal", recuerda entre risas.

"Me gritó pendejo tal por cual, harto rato, y a mí no sé cómo se me ocurrió agarrar una pelota y le digo: 'Pero Juvenal, si es con esto, esta es la que importa'. Juvenal se volvió loco, me quería matar y lo tuvieron que parar entre todos", agregó Osorio, quien en el extranjero jugó en Estudiantes de La Plata de Argentina y Beira Mar de Portugal.

- Después Olmos fue DT de la Roja cuando usted pasaba un buen momento en Estudiantes, pero nunca lo llamó...
- Nunca me nominó. Un día me llamó por teléfono y me preguntó de qué estaba jugando, yo ahí actuaba de volante mixto, pero parece que no le servía esa posición. Él quería un volante defensivo o uno ofensivo. Con Nelson Acosta, poquito antes, también hablé. Él me llevó a la Copa América de 1997, pero en el 2000 andaba buscando volantes defensivos. Yo tenía poca marcas y no me consideró, pero siempre me llevé bien con él.

- Nosotros en AS Chile lo consideramos hace poco en una encuesta de los mejores volantes mixtos de la Roja desde 1990 en adelante...
- Si lo vi, pero me tiraron con Charles en primera ronda. Me mataron (risas). Igual me puso contento que me consideraran.

- ¿Quién es el mejor jugador de la Roja hoy?
- Charles es el mejor jugador de la Selección. Yo jugué con él en Cobreloa, con Eduardo Vargas también. Charles era extraordinario, tenía 18 años y jugaba como un viejo de 36. Uno ve muchos chicos buenos que después se pierden, pero siempre pensé que Charles iba a llegar lejos. Jugaba y se movía como un adulto.

- ¿Ha vuelto a hablar con él?
- Con Eduardo he hablado, pero con Charles poco. Son generaciones distintas, pero en realidad da lo mismo. Yo estoy contento por todo lo que consiguieron.