Visualizar, lo mejor para estos días

En el deporte de alto rendimiento hay una técnica sicológica que se utiliza hace muchos años para potenciar el rendimiento deportivo, una técnica que ha cobrado cada vez más importancia, sobre todo ahora último, con los grandes avances que hemos tenido a nivel de neurociencia: la visualización.

¿Por qué hablamos de la técnica de visualización hoy? La visualización como herramienta psicológica tiene dos grandes objetivos: por un lado tiene una función más técnica de poder ayudar a los deportistas a “colocar” en su cabeza gestos técnicos, movimientos que debe realizar, situaciones que debe enfrentar o escenarios determinados que preparar. Pero por otro lado, tiene una función más motivadora, ya que, la visualización ayuda muchísimo para poder imaginar, recrear en nuestro cerebro sueños, metas, objetivos que nos gustaría poder conseguir en un futuro cercano o más lejano.

La explicación técnica o científica de por qué esta es una herramienta muy buena, es por lo siguiente: recordemos que nuestro cerebro es lo físico, lo que tenemos dentro de la cabeza, son nuestras conexiones, son las neuronas, son los procesos sinápticos; y la mente son nuestros pensamientos, nuestras emociones, las sensaciones.

Hoy sabemos que la mente puede influir fuertemente sobre nuestro cerebro, es decir, lo que pensamos y lo que sentimos es finalmente lo que llega a nuestro cerebro… y justamente al cerebro le interesa una única cosa: que creas en lo que piensas y en lo que sientes.

Se ha podido determinar mediante resonancia que cuando se trabaja con la visualización, un movimiento o una acción determinada, el cerebro utiliza las mismas zonas que cuando el movimiento o la acción está ocurriendo realmente. Esto ocurre porque el cerebro no tiene la capacidad para distinguir cuando algo real o cuando es algo que sólo estamos imaginando.

Por eso es que la visualización tiene esta función motivadora de poder poner en nuestra cabeza imágenes, sensaciones o pensamientos en relación a algún sueño, alguna meta que queramos lograr en la vida.

¿Cómo podemos trabajar la técnica de visualización? Busca un lugar tranquilo donde sepas que no vas a ser interrumpido por al menos 15 minutos. Antes de comenzar planifica primero qué es lo que te gustaría visualizar: algún sueño algún objetivo, alguna meta que quisieras lograr en un futuro cercano o lejano.

Empieza por visualizar imágenes que están relacionado con eso que quieres lograr. Luego a esas imágenes colócale sensaciones que tú quieras sentir cuando estés logrando eso. Posteriormente a la imagen y a las sensaciones, colócale sonidos y olores relacionados con eso que estás visualizando, de tal forma que el proceso de visualización sea lo más completo y real posible integrando la mayor cantidad de sentidos que puedas.

Finalmente visualiza un plan de acción, cosas concretas que podrías empezar hacer hoy para empezar a lograr y acercarte a ese sueño que has visualizado. Ponte objetivos diarios, sencillos que vayan en esa dirección. Los pequeños cambios, pero sostenidos en el tiempo, es lo que genera un gran cambio.

Tu mente es muy poderosa, puede cambiar física y funcionalmente a tu cerebro. ¡Una actitud positiva genera cambios positivos en tu vida!