ARGENTINA

Revelan detalles de la pelea de Orión que remeció a Boca en 2014

Olé dio a conocer cómo fue la semana más polémica de Orión, Ledesma, Bianchi y Riquelme en Boca. Hubo golpes entre jugadores, y mensajes de la barra brava.

Revelan detalles de la pelea de Orión que remeció a Boca en 2014

La recordada pelea entre Agustín Orion y Pablo Ledesma sumó nuevos antecedentes. A seis años del hecho que remeció a Boca Juniors, Olé contó el minuto a minuto de una batalla que comenzó en sala de prensa. Así fue la historia.

El 1 de marzo, después de una derrota de Boca ante Vélez, un jugador se manifestó a través de un medio de comunicación. El apuntado era Carlos Bianchi, DT de ese entonces: “No sabemos a qué jugamos. Falcioni, te guste o no, apostaba a la segunda jugada”.

El problema es que del plantel que tenía Falcioni solo quedaban cuatro jugadores: Juan Román Riquelme, Diego Rivero, Agustín Orión y Pablo Ledesma. A cinco días de las filtraciones, Boca derrotó a Olimpo en La Bombonera. El último jugador mencionado fue a la conferencia.

“Yo estoy aquí dando la cara. Riquelme, estando Falcioni, estuvo en su casa los últimos ocho meses. Con Rivero tomo mate hace dos años todos los días, me cambio al lado suyo, y sé que la idea de Falcioni no era de sus preferidas. Entonces quiero saber quién lo dijo. O los periodistas están mintiendo o tenemos un alcahuete adentro”, dijo.

Orión, el destinatario de ese mensaje, llegó al día siguiente tras estar con la Selección. Según Olé, el ex arquero de Colo Colo “vio entrar a Ledesma, lo agarró del cuello, le pegó dos trompadas y la siguió hasta dejarlo sin respuesta. Los compañeros tardaron en reaccionar”.

El resto de la historia involucró a Juan Román Riquelme. El ídolo de Boca se fue a conversar con Orión durante 15 minutos. La práctica se retrasó y después el plantel conversó en la cancha. El ‘10’ encabezó una conferencia de prensa pasado las 20:00 horas.

“Ahora vamos a ir a comer un asado”, lanzó. Y justamente en esa cena, siete integrantes de la barra brava de Boca ingresaron a dejar un mensaje: había que ganar sí o sí. Días después, el club derrotó a Racing por 2-1. Al tiempo, todos los involucrados partieron. Menos uno: Agustín Orion.