Temas del día Más temas

La sobrevivencia de Fabián Orellana

Buceando en Youtube, todavía es posible hallar algunas charlas brindadas por Marcelo Bielsa en distintos lugares del país cuando estuvo al mando de la Roja. La mayoría tiene que ver con liderazgo y conducción de equipo, pero para quienes nos interesa la temática de la metodología de entrenamiento hay una que destaca claramente por sobre el resto.

Ocurrió en agosto de 2009, en el DUOC UC de Valparaíso. En su presentanción, el DT argentino, dando luces sobre cómo debe ser el proceso formativo del futbolista, exhibió múltiples tareas de entrenamiento. De todas, hubo una que llamó la atención, una actividad denominada curiosamente "Orellana". Consistía en un ejercicio basado en una forma de desmarcación del delantero, quien hoy -más de una década después- hace noticia para nosotros tras fichar en el Valladolid.

"Este (ejercicio) le llamamos Orellana. porque se lo aprendimos a Orellana. Como Orellana es frágil, él hace muy bien esto. (La pelota ) la pide antes (del defensa) y la recibe después (a la espalda)... Es la naturaleza la que te enseña, esto es una acto de sobrevivencia. Los que menos tienen caminan mirando el suelo esperanzados en encontrar una moneda. Esto es más o menos lo mismo. Si (la pelota) la pido acá (delante del defensa) me van a dar una patada, pero hay que admirar eso, para mí es admirable. Es una forma de la cultura extraordinaria, porque la cultura de los que tienen es distinta de la de los que no tienen".

Así Bielsa explicó esa noche el trasfondo que apreciaba en la acción de juego de Orellana que inspiró la tarea de entrenamiento mostrada. Han pasado 11 años de ese episodio en Valparaíso y las palabras del DT del Leeds en Inglaterra hoy también sirven a plenitud para abordar el buen paso del chileno por la liga de España. Llegó en 2009 y, si cumple con el nuevo contrato de dos temporadas en Valladolid, sumará 13 años en uno de los mejores torneos del mundo.

Sí, estamos de acuerdo: su experiencia mayor en términos futbolísticos la vivió en Valencia, un club regularmente entreverado en el tercio superior de la tabla de posiciones. Los otros ciclos estuvieron más ligados con luchar para tener un año tranquilo y no estar sufriendo, en el cierre de la liga, con el descenso. Así ocurrió en Xerez, Granada, Celta de Vigo y ahora último en Eibar. De hecho, el cuadro armero, faltando cuatro fechas para el fin del torneo hispano, posee solo seis puntos de distancia con el último club descendido por el momento.

El punto de inflexión, en esta etapa de jugar siempre de chico a grande, lo experimentó en Celta de Vigo, bajo la dirección de Eduardo 'Toto' Berizzo, ex colaborador de Bielsa en la Selección. Los gallegos anduvieron bastante bien y las zozobras en pos de la permanencia, por largos pasajes, fueron olvidadas. Sin embargo, todo terminó mal. Después de un altercado con el DT, el chileno se marchó del club y ahí fue cuando recaló en Valencia.

No era la forma ideal de llegar a uno de los grandes de España, pero fue una oportunidad excepcional. Finalmente, el paso por el cuadro che resultó ser la etapa con menos presencia en la cancha del delantero nacional. Una decepción, porque en el inicio del ciclo todo se perfilaba como una chance notable para un salto de calidad en una liga apetecida por muchos futbolistas en el mundo. 

Pero el hombre no dio el brazo a torcer y, en lugar de apurar un regreso a Chile, fichó en Eibar. Ya había pasado los 30 años y, el paso al cuadro armero, tenía mucha pinta de "todo o nada" para el chileno. No obstante, las dos temporadas y media en su último club resultaron magníficas, al punto de que no querían dejarlo partir. Sin embargo, la oferta del ex goleador brasileño Ronaldo, quien es dueño del Valladolid, significaba, a los 34, un paso superior en la liga. Un sobreviviente como Orellana no podía dejar ir semejante oportunidad.