El futuro de Alexis

Fue la mejor solución. No había que darle más vuelta al asunto para llegar a la conclusión de que lo óptimo era que Alexis Sánchez hiciera todo lo posible por extender la permanencia en el Inter de Milán. El proyecto de forzar un regreso al Manchester United para revertir la situación y finalmente ser de nuevo el jugador fascinante del Arsenal, en el papel, atraía, pero una mínima dosis de realismo lo descartaba de plano. La etapa en Inglaterra estaba acabada y punto. 

Solo el tiempo dirá si las próximas tres temporadas que el chileno permanecerá en el Inter serán sus últimos años en Europa. El 30 de junio de 2023, al concluir su contrato con los lombardos, Sánchez tendrá 34 años. Ojo, un poco menos de la edad de hoy de Cristiano Ronaldo, mega estrella del Calcio con la Juventus. No se trata de comparar a Alexis con el portugués, la intención solo es poner en perspectiva que la prolongación de las carreras de los futbolistas, a umbrales cercanos a las cuatro décadas, también se constata en las súper estrellas.

Lo que viene para el tocopillano en los próximos día se avizora favorable en cuanto a logros. Existe la posibilidad de alcanzar un título en Europa, en caso de que el Inter vaya progresando en Alemania y finalmente pueda alzar el trofeo de la Europa League. No obstante, se ve poco factible que Antonio Conte termine entregándole la titularidad como uno de los dos delanteros que alinea el DT. Romelu Lukaku y Lautaro Martínez, cuando Sánchez lidiaba por elevar su nivel y luego se recuperaba de la cirugía de tobillo, fueron ejes del equipo. Está claro que el entrenador italiano no lo olvida.    

La mirada del chileno debe estar puesta en cerrar lo mejor posible la temporada, con buenos desempeños al ser requerido e ingresando en los segundo tiempos para virar el funcionamiento del cuadro lombardo. Conte transmite que no está dispuesto a evolucionar en la operatividad del equipo, a veces áspera, poco ambiciosa en el plano estético y con escasas variantes en ofensiva. El DT terminó segundo en la Serie A y, si no pasa nada extraño, debería disputar firmemente el título de la Europa League. Confía, a plenitud, en su modelo de juego. Que cambie ahora no va a ser posible.

Sin embargo, la situación no tolera que durante la próxima temporada el Inter continúe jugando así. El nombre del club, los euros invertidos y la jerarquía del plantel le exigirán a Conte un paso adelante en el funcionamiento futbolístico, echando mano a variantes en ataque y con un producción de juego, sobre todo en el mediocampo, más en línea con la élite europea. Allí entonces Alexis puede cumplir un rol crucial.

Solo si los resultados lo acompañan, Conte tendrá argumentos para continuar encuadrado en su formato de delanteros 'grandotes, chocadores, fuertes y aguantadores'. Pero el paso evolutivo siguiente clama por agregarle 'poesía' al equipo. Hablamos de una cuota mayor y más estética de circulación del balón y desequilibrios mediante habilidad y rapidez en la delantera. Sánchez, en su papel clásico de atacante o por qué no en un nuevo rol definitivo de mediapunta, cumple con los requerimientos para ser uno de los nuevos ejes del equipo.