Temas del día Más temas

INTERNACIONAL

La silenciosa carrera de 15 chilenas que brillan en Europa

Un grupo de deportistas chilenas se ganan un espacio en distintos países de Europa: Francia, Italia y España. "Acá crecemos como jugadoras", cuentan.

La silenciosa carrera de 15 chilenas que brillan en Europa

Lejos de las miradas que apuntan hacia otros deportes, hay un grupo de chilenas que se encarga de brillar con luz propia. Más cerca del anonimato que la notoriedad, 15 deportistas de la Selección de balonmano dan pasos agigantados en Europa. No solo porque buscan la profesionalización de Chile en esa disciplina, también porque desarrollan una carrera personal digna de aplaudir.

La Roja de balonmano, que durante el estallido social se expresó con fuerza, vive uno de sus mejores momentos históricos. No es casualidad que en los Juegos Sudamericanos de Cochabamba lograran una medalla de bronce. Y aunque aún queda mucho por mejorar, tal como ellas mismas lo reconocen, el camino sigue la ruta correcta.

En la actualidad, las deportistas están repartidas por España (13), Francia (1) e Italia (1). Algunas vivirán su primera temporada en Europa, otras se ganaron una renovación gracias al buen rendimiento y algunas cambiaron de club. En este último caso, un ejemplo es Antonella Piantini, quien dejó el Ariosto Pallamano de Italia para fichar en Puerto del Carmen de España.

Además de ella, están Maura Álvarez (Balonmano Adesal), Fernanda Álvarez (Oviedo BF), Claudia Álvarez (Cordoba Balonmano), Valeria Flores (Club Balonmano Palencia), Josefa Araya (BM San Adrián), Valentina Pérez (Rodriguez Cleba Leon BM), Sofía Alarcón (BM San Adrian), Francisca Parra (BM Aula Valladolid), Alicia Torres (BM San José Obrero), Valeska Lovera (Club Sant Joan Despí), Catalina Sepúlveda (Balonmano Castellón) y Made Cortez (CB Puerto del Carmen) en España, Belén Canessa (Pdo Salerno) en Italia y Rocío Gómez (SHBC La Motte) en Francia.

La aventura francesa

La última jugadora mencionada, Rocío Gómez, acaba de iniciar su segunda temporada en la Motte: "Estoy muy feliz. Somos un equipo joven y con mucha proyección, así que creo que podemos hacer una buena campaña. El 2019 tuve la mala suerte de lesionarme, pero este año decidí continuar para disfrutar y aprovechar lo que no pude el año pasado, ya que el club tiene un buen nivel", cuenta en conversación con AS.

"Estar en Europa ha sido una experiencia enorme, única y llena de aprendizajes. El comienzo fue difícil, ya que Francia es un país completamente diferente a Chile, pero todo eso me ha permitido madurar y crecer como persona. Acá he podido mejorar y aprender muchísimo. He tenido que convertirme en una jugadora más completa, con más recursos, rapidez y fuerza".

Rocío Gómez, además, valora la presencia de más chilenas en el continente: "Creo que es un gran incentivo y motivación para las más jóvenes. No es fácil venir y quedarse, pero con determinación, perseverancia y sacrificio se puede lograr. Espero que nuestros traspasos las motiven a seguir entrenando duro y esforzándose al máximo para así subir el nivel de ellas".

La primera experiencia: el salto hacia Europa

Francisca Parra vive un momento muy especial de su carrera. Ella dejó Balonmano Ovalle para partir a la Liga Iberdrola, máxima categoría española: "Es un gran salto porque en Chile este deporte no es profesional y aquí en España sí. Por ende, es más seria y es mucho más competitiva. Eso es algo que estaba buscando. Estoy muy feliz de dar este paso".

"Que muchas estemos en Europa me parece muy bien, ya que podemos tener la experiencia y el roce que en Chile es complicado de conseguir. Al entrenar y competir en ligas como estas, nos suma experiencia para enfrentar partidos difíciles. De esta forma podemos potenciar la realidad nacional", complementa Francisca Parra.

El único aspecto negativo es la distancia con la familia. Algo que, quizás, cualquiera podría sufrir: "Es super duro estar aquí, porque extraño a mi familia y algunas costumbres, pero una se tiene que adaptar, sobretodo cuando los entrenamientos son duros. Lo positivo es que en mi equipo son muy buenas personas. Me encanta donde estoy y como están saliendo las cosas". Porque ese sacrificio es justamente la barrera que deben saltar para seguir con el éxito en su carrera deportiva.