ENTREVISTA AS

“No tengo brazo, pero inspiro a la gente con una pelota": la historia de un campeón chileno

Juan Roberto Aguiló tiene 35 años y es uno de los grandes referentes del fútbol freestyle. Logró un título nacional y llegó a dominar más de 3 mil veces seguidas un balón.

“No tengo brazo, pero inspiro a la gente con una pelota": la historia de un campeón chileno

“Las mejores soluciones nacen de la adversidad”. Ese es el lema de Juan Roberto Aguiló, un freestyler chileno que saca aplausos en redes sociales con sus trucos más creativos. ‘Juanro’, como lo apodan, nació sin brazos hace 35 años. Por ello, el desarrollo de los pies se transformó en algo fundamental para su vida: con ellos dibuja o escribe en el teclado del computador, por ejemplo. El 2002 se inspiró con un video de Ronaldinho y hoy está transformado en uno de los grandes referentes de su disciplina: llegó a dominar la pelota más de 3 mil veces seguidas.

“Partí dominando el balón a los siete años. Con Youtube era fácil copiar otros videos y adaptar. Pero a los 16 años empecé a crear trucos, y tiempo después me llegaron imágenes de un freestyler de Marruecos: Soufiane Touzani. Hacía trucos increíbles, y creo que ese video rompió esquemas”, recuerda Aguiló en AS. Ese fue el gran impulso para continuar su desarrollo: “A los 20 años sentí que ser diferente estaba bien. Que era una gran oportunidad”, comentó hace un tiempo en TEDx.

La primera competencia de ‘Juanro’ Aguiló fue en el Club Hípico ante 400 personas: “Se me olvidó todo. Fue un fracaso”, cuenta entre risas. ¿Por qué? “No tenía tan desarrollado mi autoestima, a tan grado que me ponía nervioso con gente que no conocía. Como cuando iba a la playa, o cuando iba a comprar los regalos de navidad. Eso, sumado a que el freestyle es un deporte de motricidad fina, hace que no exista margen de error. Acá es como los 100 metros planos: si partes mal, estás fuera. Si se te cae la pelota dos o tres veces, sonaste”.

Aguiló jugó en ligas amateur de fútbol por muchos años. Para él, el freestyle tiene una dificultad superior a lo primero: “Si en el fútbol te mandas un condoro y vas 2-0 abajo, puedes tener un delantero bueno que te hace tres goles, y lo ganan 3-2. En el freestyle, las batallas duran solo tres minutos, donde debes mostrar tus trucos”. El 2012 fue semifinalista nacional y un año después se transformó en el campeón. Luego viajó a Japón para representar a Chile.

“No fui para volverme loco con pasar de fase, lo tomé como una experiencia. Fue un gusto propio. De chico veía los Supercampeones, entonces era un sueño hecho realidad. Pero lo más importante es que logramos trascender. Pasé de ser un gallo que dominaba la pelota fuera de la casa y que no conocía nadie, a ayudar a posicionar a Chile en el extranjero. La gente sabe de la Selección de fútbol por Alexis o Vidal, pero… ¿cuántos sabían quiénes dominaban la pelota en Chile? Logramos que el país fuera reconocido”.

- ¿Qué significa el fútbol en su historia de vida?
- Representa vencer el miedo. Me ayudó a pararme en un escenario, salir a la calle y tener mejor autoestima. Reconocí mis limitaciones, también. No tengo brazo, pero puedo hacer cosas con los pies. Salía a la calle con la pelota, y la gente ya no preguntaba qué me pasó. Me preguntaban cómo hacía los trucos. Es una herramienta para inspirar al resto a que se superen. Uno a veces tiene logros chicos que guarda para uno, como ganar algo en el casino. Pero pocas veces tenemos instancias para motivar a la gente. ¿Cuántas veces recibimos aplausos? Ni en la pega te aplauden. Si haces el trabajo bien, te dicen ‘buena’. Pero recibir un aplauso es algo gratificante.

- ¿Le gusta algún equipo?
- Mira, me gusta Universidad de Chile, pero hace muchos años que no veo fútbol nacional. Antes iba tres veces al año al estadio. Ahora me he puesto más complicado (ríe). Solo veo el Mundial, todos los partidos de la Selección y la Champions desde cuartos de final en adelante. A menos que tengamos un clásico en fase de grupos (ríe). ¿Y jugador favorito? Me gusta Aránguiz y Vidal de Chile, y del mundo, prefiero a Haaland o Salah.

- ¿Cuántas veces puede dominar?
- A los 17 años dominaba 3.102. Ese fue mi récord, pero después no lo intente más porque con los trucos se requieren otras cosas. Habría que intentarlo… (Ríe).