ENTREVISTA AS

"Le dedico mi nominación a la Roja a mi papá: con él veía fútbol y falleció hace un año"

Sebastián Pereira se ganó un espacio en el microciclo de la Roja. En conversación con AS, el defensa cuenta dos anécdotas imperdibles. El día que llegó a Everton, y la historia que vivió hoy, cuando se enteró de la citación.

"Le dedico mi nominación a la Roja a mi papá: con él veía fútbol y falleció hace un año"
@paulimoraga.fotos

La nómina de Reinaldo Rueda para el microciclo de la Roja le provocó múltiples sensaciones a Sebastián Pereira, defensa de Everton. El futbolista de 21 años, que aparece en la lista dada a conocer este viernes, reaccionó con sorpresa: “Al principio pensé que me estaban bromeando”, cuenta en diálogo con AS. Después, cuando vio la fotografía de la Selección en redes sociales, sintió una mezcla de alegría y tristeza. ¿Por qué? El jugador que se gana un espacio en el fútbol chileno accede a contar detalles de su vida. Una historia de superación que hoy lo tiene en la Roja.

“Me enteré hoy mismo. Tuve un problema con el auto, porque había pinchado la rueda. Fui a comprar un repuesto y me llamó Alex Ibacache felicitándome. Me reía y no le tomaba el peso. Dije: ‘me debe estar vacilando’ (risas). Me envió la foto y me pilló de sorpresa. De verdad que no me lo esperaba, porque a mí no me habían dicho nada. Es un premio al esfuerzo, al trabajo”, relata Sebastián Pereira, quien lleva 15 partidos como profesional. Su debut fue en junio del 2018 y este 2020 ha disputado nueve encuentros como titular.

- ¿Qué fue lo primero que hizo cuando confirmó la citación?
- Llamé a mi mamá, que ha estado delicada de salud. Esto le sirvió mucho para subir el ánimo. Le da alegría, porque ella se esforzó mucho con mi papá, que ahora está en el cielo apoyándome. Mis hermanos igual me apoyaron siempre. Me siento privilegiado de tener a esta familia. Reconozco que al pasar un rato, también me dio mucha tristeza, porque con mi papá veía fútbol, y pasábamos juntos las buenas y malas noticias. Él falleció el 3 de octubre del 2019, ahora va a cumplir un año. Se la dedico a él. Que no esté ahora, cuando fui nominado, me da pena. Pero sé que está apoyándome. Seguro está orgulloso, y dándome fuerza para que tome todo esto de la mejor manera.

- ¿Usted está ilusionado con esta citación?
- En Everton me dieron la confianza y creo que lo he aprovechado de la mejor manera. Ahora voy a vivir otra linda experiencia, algo nuevo para mí. Estuve en un microciclo de la Sub 20 hace tres años, pero no es lo mismo. Lo tomaré como una experiencia y con tranquilidad. Lo disfrutaré porque esto no se le da a cualquiera. Tengo muchas ganas de aprender todo lo que me pueda aportar el profesor (Reinaldo Rueda).

- ¿Cuándo llegó a Everton? 
- Yo soy de Valparaíso, del Cerro San Juan Dios. Estuve en Santiago Wanderers desde los 10 a 12 años. El 2012 llegué a Everton. ¿Cómo fue? En esos tiempos yo sabía que hacían pruebas el primer martes de cada mes. Entonces fui en octubre con mi papá en la micro, hablamos con el profesor (Ilic Reyes) y me dijo que no estaban haciendo pruebas, pero que me iba a dejar entrenar para no perder el viaje. Hicimos fútbol con unos niños de mi edad, y me citó para seguir viéndome. Me estuvo evaluando hasta el otro año, hasta que me inscribió. Desde la Sub 13 pude jugar siempre. He vivido lindos momentos, con grandes profesores. De todos he aprendido mucho.

Pereira controla el balón durante un partido.

- ¿Quiénes son sus ídolos? 
- Siempre admiré a Carles Puyol, por su juego aguerrido y porque daba la vida en cada pelota. También me gusta Gary (Medel) por su historia de vida, el carácter y por la agresividad. Él es un referente. Ahora tengo a Cristián Suárez al lado, que es uno de los mejores centrales del fútbol chileno. He aprendido mucho con él. Me ha apoyado harto y se lo agradezco, porque me da confianza. Recién me escribió, y me dijo que tenía que seguir de la misma forma, porque esto es el comienzo.

- En una futura nómina podría jugar con Medel. ¿Se lo imagina?
- Sería un sueño jugar con él. Pero los sueños están para cumplirlos. Voy a ir a este microciclo con los pies puestos en la tierra, para seguir trabajando como lo estoy haciendo. Si sigo así, las cosas van a llegar solas.

- ¿Sueña con jugar en alguna liga en particular?
- Nunca he pensado en algún equipo puntual, pero tengo claro que me gustaría quemar etapas. Ojalá después pueda llegar a uno de los tres grandes, luego pasar a Argentina o Brasil, y obvio que sueño con llegar a Europa. Como todos. Pero es un objetivo a largo plazo. Mi meta actual es jugar en Everton la mayor cantidad de partidos que quedan en el año, hacerlo bien y que podamos repuntar. Hay un buen equipo y sé que lo lograremos.