ENTREVISTA AS

Aguinaga relata cómo Chile se transformó en su 'bestia negra' y hasta cuando duró la maldición

El ex seleccionado ecuatoriano recordó la difícil clasificatoria mundialista de cara a Francia 1998. Además, confesó lo que pasaba contra la Selección Chilena.

0
Aguinaga relata cómo Chile se transformó en su 'bestia negra' y hasta cuando duró la maldición

Los noventa en el fútbol sudamericano quedaron marcados por una selecta generación de jugadores. Una a la que pertenece Alex Aguinaga. El mediocampista que forjó gran parte de su carrera en México, fue uno de los emblemas de Ecuador, con quien estuvo de cerca de llegar al Mundial de Francia 1998, y donde protagonizó varios cruces con la Roja.

- Ecuador quedó fuera por cuatro puntos. Tuvieron un empate con Venezuela, otro con Chile, con Perú. ¿Por qué no logran clasificar?
- Por esos puntos que se perdieron, el empate contra Chile; el perder con Colombia fue dolorosísimo, cuando hace un gol el “Tino” (Asprilla), no le ganamos a ellos, los dos nos ganaron y esos fueron los puntos que nos sacaron (del Mundial); el empate en Perú también, porque al final todavía pudimos anotar el segundo gol; en Venezuela pudimos haber ganado, terminamos empatando. Es decir, varios resultados que nos podían haber acercado al Mundial. Lo de Chile también: los teníamos 1-0, jugando mejor y simplemente en una pelota, Marcelo Salas por arriba de Edmundo Méndez cabecea y nos anota el 1-1.

El otrora 10 del seleccionado ecuatoriano se confiesa y admite que "Chile fue uno de los equipos que se convirtió en la bestia negra de nosotros, en todos los torneos se nos complicaba, nos ganaban, hasta que pudimos darle la vuelta y ganarles en Quito en las Eliminatorias del 2002 y desde ahí se escribió una historia distinta, ya les podíamos competir mejor, ya era diferente. Pero hasta ese partido eliminatorio del 98 fue durísimo".

Aguinaga vuelve a las Eliminatorias del 98 y recuerda que "estuvimos cerca de clasificar en el último partido al que todavía llegamos con una pequeña oportunidad: llegamos contra Uruguay en Maldonado, terminamos 5 a 3, buscamos por todos los medios ganar. Me hubiese encantado clasificar, porque fue cuatro años antes de lo que llegué yo al Mundial: llegué con 34 (a Corea-Japón) y antes hubiera jugado con 30 años, en mi mejor momento”

 - ¿Cómo se preparaban para enfrentar a Chile cuando tenía a Iván Zamorano y Marcelo Salas en tan alto nivel?
- Son situaciones que nosotros, al ver a la Selección Chilena, decíamos que era una selección a la que se podía ganar. Son esos partidos en los cuales tienes la posibilidad de ganar y cuando vienen los partidos y sabes que viene Salas, sabes que viene Zamorano -que creo que estaba en el Madrid o en el Inter-. ¡La dupla era! Sabíamos que teníamos que anularlos a ambos, que era muy difícil, pero también evitar que levantaran centros. Las charlas eran así, lógicamente, no dejar que lancen centros, cuidar la segunda pelota y charlas de fútbol que había que seguir al pie de la letra, o sino te vacunaban y hacían los goles.

 Al repasar su historia en el seleccionado ecuatoriano, Aguinaga admite que su mejor gol se lo marcó a Dida en un duelo ante Brasil, pero hay otro que lo sigue de cerca: "El que le marqué Chile, la media tijera allá en Santiago, cuando perdemos 4-1”.