Temas del día Más temas

U. ESPAÑOLA 3 - U. DE CHILE 1

El lado B de la derrota: el enojo de Caputto y los gritos de 'Bose'

El conjunto azul se mostró muy desconcertado en cancha, lo que se evidenció no solo en el juego, sino también en las actitudes de jugadores y DT.

Universidad de Chile vivió un duro partido ante Unión Española. El cuadro azul cayó como visitante y desperdició la oportunidad de quedarse con el subliderato. Acá, las incidencias del encuentro de los azules que, una vez más, no logran acercarse a la UC.

La tardanza de Henríquez

Ángelo vivió un curioso momento, justo antes de comenzar el partido. El delantero de la institución laica se demoró más que el resto de sus compañeros en llegar a la cancha y casi queda fuera de la banca de suplentes, dispuesta esta vez en una zona acondicionada de la Tribuna Pacífico en el recinto de Independencia, como medida por la pandemia de Coronavirus. De hecho, apareció cuando el guardia ya había cerrado la puerta para entrar a ese sector, y tuvo que pedirle que, por favor, lo dejara pasar.

La furia de Caputto

El técnico del cuadro universitario tuvo su momento de enojo en el Estadio Santa Laura. ¿La razón? Los minutos que demoró Julio Bascuñán en detener el partido para que Pablo Aránguiz pudiese ser atendido. El ex volante de Unión sufrió una lesión a los 30’, y recién a los 33’ fue sacado de la cancha, con ayuda del cuerpo médico de la U.

En ese minuto, el estratega azul comenzó a recriminar al juez: “¡No cobraste la falta y no pusiste la amarilla!”. Finalmente, quien se terminó ganando la cartulina fue él, por los reclamos constantes. Y su desagrado no terminó ahí, porque una vez que Aránguiz salió al borde del terreno de juego, se entrampó en una discusión con el cuarto árbitro, haciendo señas de que al mediocampista llevaban rato golpeándolo y no se cobró nada.

Pablo Aránguiz, en la banca de Universidad de Chile tras sufrir una lesión.

La particular camiseta de la U

El visitante disputó el cotejo con su segunda equipación: camiseta blanca, short gris y medias del mismo color. Sin embargo, lo que llamó la atención fue un vistoso parche de vinilo en el frente de la tricota, con el nombre de uno de sus sponsors -una empresa de lubricantes para vehículos y maquinaria de uso automotriz-.

Llamativo, principalmente por lo poco estético que resultó el arreglo, que incluso en redes sociales fue criticado por los hinchas de la U. Además, el único que no sufrió modificaciones en su indumentaria fue Fernando de Paul, quien vistió su camiseta clásica.

Beausejour, las instrucciones y los retos

El lateral izquierdo del Romántico Viajero se mostró muy activo, no tanto en su desempeño en cancha -que se vio mermado en la segunda fracción-, sino porque hizo uso de su experiencia, gritándole constantemente a sus compañeros, apoyando y reiterando instrucciones. Casi como un DT en el campo. En ocasiones, el histórico de la Roja intentó ordenar a la defensa azul, y también a quienes ingresaron después.

A Cornejo, por ejemplo, que entró en reemplazo de Aránguiz, le vociferaba cuando los de Santa Laura iban por su banda: “¡Feña, se viene la que te dije!”. Cuando el mismo volante central descargaba hacia el otro sector, ‘Bose’ lo felicitaba: “¡Esa es, Fernando! ¡Bien!”.

Sin embargo, su locuacidad también le pasó factura. A los 37’ se ganó amarilla tras hacer una falta y después gritarle a Bascuñán. Sobre el final del partido, incluso, puso en peligro su continuidad, criticando los cobros del juez y reprobándolos con sonrisas irónicas. También se enfrascó en una discusión con el goleador Cristian Palacios: "No me empieces a cancherear", le ordenó cuando el cotejo finalizaba.