Copa Libertadores

La gran deuda de Católica sigue siendo la Copa Libertadores

Los cruzados dijeron adiós en la fase de grupos por cuarta vez consecutiva. Los éxitos locales no se ven reflejados en el mayor torneo continental.

La gran deuda de Católica sigue siendo la Copa Libertadores

Por cuarta edición consecutiva, Universidad Católica quedó eliminado en fase de grupos de Copa Libertadores. Los cruzados sellaron su suerte tras la derrota ante Gremio en Porto Alegre y el empate sin goles entre América de Cali e Internacional en Colombia.

La última vez que los de la franja avanzaron a octavos fue en 2011, con Juan Antonio Pizzi como entrenador, cuando alcanzaron los cuartos de final. Eliminaron precisamente a Gremio y luego cayeron ante Peñarol, que perdería la final ante el Santos de Neymar.

En 2012, la UC sumó seis puntos y terminó colistas en un grupo con Bolívar (Bolivia), Junior (Colombia) y Unión Española. El DT era Mario Lepe, pero recién en la última fecha dijeron adiós, tras caer 3-0 en La Paz.

El salto copero es hasta 2017, cuando Católica apenas sumó cinco puntos y finalizó en el último lugar, con Mario Salas en la banca, superado por San Lorenzo, Atlético Paranaense y Flamengo. En el último duelo, se quedó sin nada tras caer 3-2 ante el elenco de Curitiba.

El recuerdo es más fresco con lo de 2019, con Gustavo Quinteros como técnico. La eliminación también fue ante Gremio, pero en la última jornada y perdiendo por el mismo marcador de este año: 0-2. En esa zona, la UC además compartió con Libertad y Rosario Central.

Para encontrar una eliminación de Universidad Católica en Copa Libertadores, antes del último partido, hay que remontarse a 2003, con Oscar Meneses en la banca y con apenas cuatro puntos en sus seis partidos.