U. DE CHILE

Larrivey: su presente goleador, la conexión con Montillo y la bronca del último Superclásico

El goleador del torneo adelanta en AS el clásico universitario. Explica su buen momento, lamenta la lesión de Aránguiz y analiza el gol errado ante Colo Colo.

Larrivey: su presente goleador, la conexión con Montillo y la bronca del último Superclásico

Joaquín Larrivey está más vigente que nunca. Con 36 años, el delantero aterrizó a inicios de esta temporada en Universidad de Chile y en poco tiempo despejó todas las dudas sobre su nivel. Hoy es el goleador exclusivo del campeonato y una de las figuras de un equipo que cambió la cara respecto al 2019, pero que aún tiene mucho margen por mejorar.

Este fin de semana tendrá su gran chance. El delantero azul vivirá su primer clásico universitario, donde los azules tendrán la oportunidad además de recortar los siete puntos de ventaja que le lleva la UC. De eso habla con AS. También de su presente, su relación con Montillo, y lamentó la lesión de Pablo Aránguiz.

- ¿Cómo analiza el presente del equipo luego de la derrota del domingo ante Unión Española?
- Es bueno, hay muchas cosas por mejorar y otras por insistir. Desde el primer partido, cuando un equipo no pierde en tanto tiempo, evidentemente estás haciendo las cosas bien. Entendíamos antes del partido con la Unión, que había cosas para seguir mejorando, pero creo que estábamos por buen camino. Esta derrota tiene muchos matices. No hicimos todos mal, hicimos un muy buen primer tiempo, merecimos irnos en ventaja. El empate y la lesión de Pablo Aránguiz nos desestabilizó un poco. Se dieron un par de situaciones y terminaron haciendo un mejor cierre de partido que nosotros. Igual creo que estamos por el camino correcto.

- Además es el goleador del torneo...
- Mi momento de estar acertado a la hora de definir se lo debo al colectivo, porque evidentemente que a lo mejor no hemos generado tantas situaciones claras, pero sí que hemos generado muchas situaciones que tienen que ver con la gesta del juego. Tenemos jugadores muy aptos para la creación y finalización. Y eso hace que yo esté arriba en la tabla de goleadores. Es un deporte de equipo, es todo en conjunto. Si uno hace los goles significa que los compañeros me están poniendo en condiciones de hacerlo. Así que agradecidos a ellos. Hay que seguir por la misma línea, intentando ser mejor cada día.

- La sociedad que ha generado con Walter Montillo, ¿se dio naturalmente o es netamente trabajo?
- Un poco de las dos. Naturalmente nos entendimos desde el primer día, tanto dentro como fuera de la cancha, lo que también ayuda a forjar esa relación dentro. Y después son todas cosas que se van trabajando, que se van hablando. Él entiende mis movimientos en el momento en que los hago, es un jugador que tiene mucha facilidad para entenderse no solo conmigo. Agradecido de tener un jugador con ese estilo y sus características.

-¿Cómo ha vivido esta semana previa al Clásico Universitario?
- Se vive como un clásico, no solo con mis compañeros, hablo mucho con mi suegro (Gerardo Reinoso, ídolo cruzado) también. Uno se va mentalizando y dándose cuenta de lo que nos jugamos. Entendemos que Católica es un equipo que está pasando un gran momento, que es el equipo a vencer y lo afrontamos con mucha ilusión, porque tenemos las armas suficientes para hacer un gran partido y traernos los tres puntos.

- ¿Se mira más la fórmula que utilizó Gremio que el resto de los rivales a los que enfrentó Universidad Católica?
- No, son todos los rivales distintos, los momentos y las características de los jugadores. Entendemos que la UC no va a hacer lo mismo de lo que hizo ni con Everton ni con Gremio. Cada partido es distinto y tenemos características diferentes. Pero tenemos mucha confianza para hacer un gran partido. Debemos hacer un partido de excelente para arriba para ganar.

- ¿Cuánto pierde la U con la lesión de Pablo Aránguiz?
- Perdemos mucho porque, primero, es una gran persona, que contagia alegría a sus compañeros. Es una persona que está constantemente tirando para arriba, para adelante, haciendo bromas. Muy querido por su parte humana. En la parte estrictamente futbolística, perdemos a un jugador de características únicas. Nos estábamos entendiendo muy bien de la mitad de la cancha para adelante. Tiene mucha llegada, da asistencias, tiene gol. Estaba pasando un gran momento, mirado por la Selección. Una lástima, pero el fútbol es así, tiene estas pequeñas piedras en el camino y hay que sortearlas con paciencia.

- Llevándolo al último Superclásico, la jugada del gol perdido en el mano a mano con Brayan Cortés pudo haber cortado la racha de siete años sin vencer a Colo Colo. Para usted, ¿la jugada lo termina marcando o fue algo más fácil de superar a medida de que fueron llegando los goles?
- No, mira, a lo largo de mi carrera he errado muchos goles y siempre he pensado en lo que viene más que en lo que pasó. Lo que pasó hay que tratar de no volver a cometerlo, pero no machacarse. Son errores o falta de eficacia que se puede dar, sobre todo en un centro delantero. Lo importante es dar vuelta la página. Quedas con bronca, obviamente te queda dando vueltas en la cabeza, pero bueno, son cosas que pasan y que me van a volver a pasar, ojalá que no, pero me volveré a equivocar, todos somos seres humanos y lo importante es, como en ese partido o la vida, reconocer el error y tratar de no volver a cometerlo. Mirar para adelante con mucha esperanza de que las cosas van a salir. Creo que esa es la manera con la cual me repuse en el sentido de que enseguida volví a convertir, hice goles en los siguientes partidos y es la forma de salir de los errores. Aceptar y pensar en positivo.