AS Memoria

La tarde en que el 'Tanque' Campos cambió la historia en 28 minutos

El 29 de octubre de 1961, la U perdía 2-0 ante Rangers en el estadio Nacional, pero los azules lograron revertir el marcador gracias a la inspiración de su '9'.

0
La tarde en que el 'Tanque' Campos cambió la historia en 28 minutos

Hay jornadas de ensueño para los futbolistas y Carlos Campos tiene claro cuál fue la suya. El 29 de octubre de 1961, Universidad de Chile enfrentó a Rangers de Talca en el estadio Nacional y el 'Tanque' anotó seis goles en apenas 28 minutos: cuatro de cabeza, uno de derecha y uno de zurda.

Hasta ese momento, sólo un jugador había anotado seis goles en un partido de Primera División en Chile. Fue Guillermo Ogaz de Magallanes, el 10 de noviembre de 1934, en la impresionante goleada 14-1 sobre Santiago National. Años más tarde, Washington Abad de Lota Schwager en 1978 y Luka Tudor de Universidad Católica en 1993, subirían la cuota a siete.

Rangers abrió la cuenta a los 23', con un tiro desde treinta metros de Vicente Cantatore. Con ese marcador se fueron al descanso y sorpresivamente los talquinos consiguieron el segundo tanto a los 55', con un tiro de Domingo Robla ante un mal rechazo del 'Pluto' Contreras. Nada hacía presagiar lo que vendría...

El show de Carlos Campos

A los 62' comenzó el espectáculo de Campos, que anotó de cabeza tras centro de Sergio Navarro. A los 68' repitió la fórmula, pero esta vez con un centro de Luis Clavijo. En el 3-2 se juntó la combinación mágica de la U: centro de Leonel Sánchez y testazo del 'Tanque' a los 71.

En una tarde inspirada, Campos anotó su cuarto gol consecutivo de cabeza a los 81 minutos, mientras la defensa rojinegra miraba como el '9' batía una y otra vez a Ildefonso Rubio, padre de Hugo y abuelo de los también futbolistas Eduardo, Matías y Diego. Esta vez fue tras otra asistencia de Clavijo.

Para demostrar que no sólo anotaba de cabeza, el 'Tanque' marcó dos goles más para completar las seis anotaciones del triunfo 6-2 de la U sobre Rangers. El quinto fue un verdadero lujo a los 87', donde tras una pared con Braulio Musso, batió a Rubio con un 'sombrero'. El último fue ingresando por el medio a los 90', tras una habilitación de Ernesto Álvarez.